Con la asunción de Carla Vizzotti, el Gobierno intenta encapsular el escándalo de las vacunas VIP

LA NACION
·4  min de lectura

Decidido a encapsular el escándalo de las vacunas VIP en la figura de Ginés González García y preocupado por contener la crisis -cuyos alcances todavía se desconocen- el Gobierno oficializó a Carla Vizzotti al frente del Ministerio de Salud y buscó dar vuelta la página.

Virtual viceministra durante la pandemia, Vizzotti es la funcionaria que, dentro de su organigrama, tenía a su cargo formalmente el plan de vacunación. Pero en el Gobierno se ocuparon de repetir que la flamante ministra no estaba al tanto del "vacunatorio exclusivo" que se montó esta semana en el edificio de la cartera sanitaria, emplazado sobre la avenida 9 de Julio. "Hablamos con ella. Estaba en Entre Ríos cuando ocurrió", señaló un colaborador cercano al Presidente. "En la lista están los amigos de Ginés, no los amigos de Carla", intentó justificar otro portavoz que resaltaba que la funcionaria y el exministro se habían distanciado en el último tiempo.

El Gobierno también asegura que Fernández no estaba al tanto de la vacunación en el Ministerio de Salud bajo la órbita de González García, y que tampoco conocía los casos del diputado Eduardo Valdés y el senador Jorge Taiana, los dos legisladores oficialistas que, como reveló Clarín, fueron inoculados en la cartera sanitaria el jueves.

Verbitsky fue considerado "personal estratégico" para poder recibir la vacuna

Ayer, ambos legisladores emitieron un comunicado en el que señalaron que se vacunaron "luego de haber sido invitados por el Presidente a integrar su comitiva en el viaje a México" y que ante esa situación consultaron "a las máximas autoridades sanitarias del país". "Por cuestiones de disponibilidad, se programó el día jueves 18 de febrero en el Hospital Posadas. Minutos antes de la cita, se nos indicó que concurriésemos al Ministerio de Salud", agregaron.

La lista de "vacunados VIP" en el Ministerio alcanza a diez personas. Además de los legisladores, figuran el periodista oficialista Horacio Verbitsky, el empresario marplatense Florencio Aldrey Iglesias con tres familiares. La nómina se completa con Félix Guille (un jubilado de 72 años), el reconocido traumatólogo y profesor emérito de la UBA Salomón Schächter y el empresario Seza Manukian.

Nueva etapa

La flamante ministra asumió en un acto sobrio en la quinta de Olivos, en el que no hubo discursos, sino solo la jura protocolar. Estaba presente buena parte del Gabinete y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Además del cambio de figuras, en la cúpula del Gobierno se comenzó a analizar cómo "lavarle el rostro" al plan de vacunación, uno de los pilares con los que contaba Fernández para las elecciones de medio término, donde pondrá a prueba a su gestión. Según pudo reconstruir LA NACION lo que está bajo evaluación es cómo "transparentar la trazabilidad" de las dosis que llegan al país. En principio, no serán datos abiertos.

La opción que cobra más fuerza es la de abrir la información a una "comisión" que esté al tanto de quienes se vacunan, cuándo y dónde. "No se puede abrir al público porque hay un montón de legislación que protege esos datos personales y no se puede difundir la historia clínica de toda la gente", dijo un importante portavoz oficial al tanto de la deliberación interna.

Uno a uno: quiénes son los vacunados vip

Los controles de daños no serán suficientes, frente al mayor escándalo que envuelve a la gestión de Fernández. Es la primera vez que el Presidente echa a un ministro por una polémica de este tipo, el mismo día que toma estado público.

"Obviamente que nos golpea fuerte porque la vacunación era un activo del Gobierno. Ahora solo nos queda empujar hacia adelante con decisión, por eso Alberto lo echó a Ginés, y también con más transparencia", dijo a LA NACION un portavoz de la Casa Rosada.

Fernández -que hasta ahora no se pronunció sobre el caso y hoy viajará a México- vivió horas de extrema tensión, en medio de acusaciones cruzadas con funcionarios y referentes cercanos. El Presidente tomó nota del nivel del escándalo ayer, cuando volvía caminando del Centro Cultural Kirchner, donde había presentado el Consejo Económico y Social.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero -que había recibido las alertas mientras transcurría el acto- le exhibió al Presidente la noticia de Verbitsky, el primer caso se salió a la luz porque el periodista contó todo en la radio.

En una cumbre en la Casa Rosada, el Presidente le pidió explicaciones a González García y pidió la lista de vacunados con privilegios. "Alberto estaba furioso y Ginés minimizaba el tema", aseguró una fuente oficial al tanto del episodio. El Presidente también se encolerizó con Valdés, que además de diputado, es su íntimo amigo. "Hay mucha bronca y dolor con los propios", lanzaba ayer un colaborador oficial. "Esto nos pega en la credibilidad", se lamentaba.