Los astrónomos encuentran una superluna fuera de nuestro sistema solar

·2  min de lectura
 (Helena Valenzuela Widerström)
(Helena Valenzuela Widerström)

Los científicos creen haber visto pruebas de una enorme luna orbitando un planeta más allá de nuestro sistema solar.

A pesar de haber detectado más de 10.000 exoplanetas, o mundos más allá de nuestro sistema solar, nunca se ha encontrado una prueba concluyente de la existencia de una luna alrededor de ninguno de esos planetas. En el nuevo estudio, los investigadores creen haber encontrado un candidato a tal descubrimiento.

Si se confirma, la superluna recién descubierta, que orbita alrededor de un planeta del tamaño de Júpiter, sería la primera “exoluna” encontrada. Pero es posible que no se confirme hasta dentro de un tiempo.

De hecho, el nuevo descubrimiento es la segunda posible exoluna que se encuentra. El primer candidato fue detectado hace cuatro años, pero aún está pendiente de confirmación, y el mismo destino podría tener el nuevo candidato.

El descubrimiento se describe en el artículo “An Exomoon Survey of 70 Cool, Giant Exoplanets and the New Candidate Kepler-1708b-i” (Un estudio de 70 exoplanetas gigantes y fríos y el nuevo candidato Kepler-1708b-i), publicado en Nature Astronomy.

La todavía misteriosa luna está en órbita alrededor de Kepler 1708b, un planeta que se encuentra a 5.500 años luz de la Tierra. Es un poco más pequeña que la anterior candidata, que orbita alrededor de un planeta similar, aunque comparten muchas otras características.

Ambos están probablemente hechos de gas, predicen los científicos. Y podrían haber sido alguna vez planetas propios, hasta que fueron arrastrados a la órbita de sus mundos aún más grandes.

Además, ambos están muy alejados de su estrella, lo que significa que es menos probable que sean arrastrados fuera de su órbita. Los científicos esperaban que fuera así, dado que los planetas gigantes y distantes de nuestro propio sistema solar -Júpiter y Saturno- tienen muchas lunas por la misma razón, con 100 entre ellos.

Es probable que haya otras lunas menos extremas alrededor de mundos lejanos, que podrían parecerse más a nuestra propia luna, más serena y pequeña. Pero son, por definición, más difíciles de ver.

“Las primeras detecciones en cualquier estudio suelen ser las más extrañas”, afirma David Kipping, que dirigió la investigación sobre las candidatas a exolunas nuevas y antiguas. “Los grandes que simplemente son más fáciles de detectar con nuestra limitada sensibilidad”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.