Aspirantes opositores a la Presidencia de Nicaragua dicen tener casa por cárcel

·3  min de lectura

Managua, 21 may (EFE).- Al menos dos aspirantes a la Presidencia de Nicaragua por la oposición denunciaron este viernes ser víctimas de "casa por cárcel", luego de que la Policía Nacional les impidió salir de sus viviendas por segundo día consecutivo, en el marco de las elecciones generales convocadas para el 7 de noviembre próximo, en las que el gobernante Daniel Ortega busca una nueva reelección.

Los aspirantes Félix Maradiaga, de la Unidad Nacional Azul y Blanco, y Juan Sebastián Chamorro, de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, denunciaron que fueron informados por la Policía de no salir de sus casas, a menos de tres meses de la fecha de inscripción oficial de candidatos a la Presidencia.

"Los agentes llegaron a tocar los portones de la casa donde se encuentra nuestro precandidato presidencial Félix Maradiaga. Le señalaron que no puede salir de la casa y que 'ni lo intente'. El encargado del grupo policial le dijo que 'hasta nuevo aviso' tiene casa por cárcel", informó la Unidad Nacional Azul y Blanco, sobre el académico.

Por su parte, la Alianza Cívica mostró un video en el que se observa cómo tres agentes policiales, con fusiles de guerra cruzados en sus pechos apuntando hacia abajo, impiden que Chamorro salga de su casa en un automóvil.

El primero de los agentes se acerca a Chamorro y le dice, en tono poco amable: "Nicaragua quiere paz, hermano". El segundo lo dice en tono de orden: "Nicaragua quiere paz, no hay salida, ustedes comprometen a la violencia".

ANTECEDENTES

Maradiaga y Chamorro ya habían sido retenidos dentro de sus casas por la Policía ayer jueves por la tarda, luego de que el líder de la Unidad Nacional convocó a sus seguidores a tomarse las calles para protestar contra la acusación por lavado de dinero que el Gobierno emitió contra la también aspirante a la presidencia Cristiana Chamorro, hija de Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), quien derrotó a Ortega en las elecciones de 1990.

De la misma manera, líderes de la opositora Coalición Nacional, a la que pertenece la Unidad Nacional Azul y Blanco, denunciaron estar sitiadas por policías.

"La Policía orteguista que tengo todo el tiempo en mi casa y que me persigue a todos lados, tocó la puerta de mi casa hoy, diciéndome que tengo prohibida la salida. Tienen miedo, están realmente atemorizados a la posibilidad de que salgamos en contra de Ortega y nos volvamos a tomar las calles", dijo la miembro del Consejo Político de la Coalición Tamara Dávila.

En 2018 decenas de miles de nicaragüenses se tomaron las calles para exigir la renuncia de Ortega bajo señalamientos de abuso de poder y corrupción, en manifestaciones multitudinarias que fueron anuladas con ataques de policías y civiles armados que dejaron cientos de presos, muertos o desaparecidos.

La oposición espera que las elecciones del 7 de noviembre próximo sirvan para sacar del poder a Ortega, a quien llaman "dictador".

Dichas elecciones serán claves para Nicaragua, ya que decidirán la continuidad o el fin del dominio casi absoluto que ha sostenido Ortega desde 1979 sobre la política local.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.