Tres aspirantes buscan la candidatura presidencial del Partido Liberal hondureño

Tegucigalpa, 10 mar (EFE).- El centenario Partido Liberal de Honduras, segunda fuerza de oposición, que se resquebrajó en 2009 luego del golpe de Estado a Manuel Zelaya, elegirá el domingo entre tres contendientes a su candidato presidencial, con el que buscará volver al poder en las elecciones generales del 28 de noviembre.

Con 130 años de historia, el Partido Liberal alternó el poder durante un siglo con el Partido Nacional, actualmente en la Presidencia, ambos conservadores, con algunas interrupciones de los militares mediante golpes de Estado.

De las diez elecciones generales celebradas en Honduras desde 1981, luego del retorno a la democracia en 1980, después de varios años de regímenes militares, cinco las ganó el Partido Liberal y cinco el Nacional.

Los últimos comicios generales que ganó el Partido Liberal fueron los de noviembre de 2005, cuando fue electo Manuel Zelaya, quien no pudo concluir su mandato de cuatro años porque fue derrocado con un golpe de Estado el 28 de junio de 2009, cuando promovía reformas que la ley no le permitía.

El golpe a Zelaya fue la causa del resquebrajamiento del Partido Liberal y la de una crisis política y social que se agudizó a raíz de la reelección, en noviembre de 2017, del actual presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional.

Hernández fue reelegido pese a que la Constitución no lo permite, bajo ninguna modalidad, pero lo hizo a partir de una interpretación legal que hizo el Poder Judicial en 2015.

El Partido Nacional lleva tres períodos consecutivos en el poder, los dos últimos entre denuncias de "fraude" de la oposición.

El golpe de Estado de 2009 dejó a los hondureños divididos entre "golpistas" y "golpeados", y debilitado al Partido Liberal, del que migraron muchos de sus activistas hacia el Partido Libertad y Refundación (Libre), surgido en 2011 con Manuel Zelaya como coordinador general.

En las elecciones generales de 2013, el Partido Liberal fue relegado a la segunda fuerza de oposición en el Parlamento, desplazado por Libre, que con su surgimiento en 2011 puso fin a ese dominio bipartidista en el Legislativo de Honduras.

TRES CANDIDATOS BUSCAN RESCATAR AL PARTIDO LIBERAL

Los aspirantes que buscan la candidatura por el Partido Liberal son Luis Zelaya (53 años), un ingeniero en sistemas y exrector de una universidad privada; Yani Rosenthal (55), abogado y ministro de la Presidencia durante la Administración de Manuel Zelaya, y Darío Banegas (51), diputado, periodista y director de un programa de entrevistas en un canal de televisión.

Luis Zelaya fue el candidato del Partido Liberal en los comicios de 2017 y muchos de los seguidores de esa institución lo culpan de la derrota, porque obtuvo menos de 500.000 votos, en los resultados más bajos que han obtenido los liberales.

Zelaya ha dicho que son muchas las cosas que ha aprendido después de la derrota de 2017 y aboga por mejorar las condiciones de pobreza que afecta a más del 60 por ciento de los 9,5 millones de hondureños, combatir la corrupción y la salida del poder del gobernante Partido Nacional.

En términos parecidos se han pronunciado Yani Rosenthal y Darío Banegas, quienes también apuestan por frenar la corrupción, flagelo que, según diversos sectores, entre ellos la Iglesia católica, es la principal causa de la pobreza que Honduras arrastra desde el siglo pasado.

Lo que no se vislumbra en el Partido Liberal es la unidad interna que pregonan sus tres aspirantes a la candidatura presidencial, por las diferencias entre Luis Zelaya y Yani Rosenthal, debido a que este último viene de estar preso en Estados Unidos, donde fue acusado de lavado de dinero ligado al narcotráfico.

Rosenthal, quien regresó a su país en agosto de 2020, después de haber sido condenado el 14 de diciembre de 2017 a tres años de prisión en Estados Unidos, es hijo del banquero y político Jaime Rosenthal, quien también fue acusado del mismo delito, lo mismo que su sobrino Yankel Rosenthal.

Las principales fuerzas de oposición política, entre las que figura el Partido Salvador de Honduras, que preside Salvador Nasralla, coinciden en que para sacar al Partido Nacional del poder se necesita una alianza en la que deben estar Libre y el Partido Liberal, además de otros minoritarios.

Nasralla, que tiene muchos seguidores y asegura que en las elecciones generales de 2013 y 2017 le "robaron" el triunfo, reiteró el pasado 2 de marzo que no piensa hacer alianzas con Yani Rosenthal por sus antecedentes penales en Estados Unidos.

"Haremos alianza solo con personas decentes que resulten electas en las elecciones primarias e internas del 14 de marzo", subrayó Nasralla.

Luis Zelaya sí mantiene buena relación con Darío Banegas, quien lo apoyó en la contienda de 2017 y lleva dos períodos consecutivos como diputado.

Los partidos que celebrarán comicios el domingo son el Nacional, Libre y Liberal.

(c) Agencia EFE