La asombrosa historia de la 'reina de Cuba', liberada tras años de espionaje a EEUU para Fidel Castro

Miriam Montes, prima de la puertorriqueña Ana Belén Montes, muestra una imagen de su familiar, liberada tras 20 años en prisión en Estados Unidos después de ser condenada por espiar para Cuba.
Miriam Montes, prima de la puertorriqueña Ana Belén Montes, muestra una imagen de su familiar, liberada tras 20 años en prisión en Estados Unidos después de ser condenada por espiar para Cuba.

Miriam Montes, prima de la puertorriqueña Ana Belén Montes, muestra una imagen de su familiar, liberada tras 20 años en prisión en Estados Unidos después de ser condenada por espiar para Cuba.

Ana Belén Montes, apodada la ‘Reina de Cuba’ y señalada como una de las espías más dañinas en la historia de Estados Unidos, sale en libertad tras pasar más de 20 años en prisión por enviar información clasificada a las autoridades cubanas a lo largo de 17 años y mientras trabajaba en el servicio de inteligencia estadounidense.

“El daño es increíblemente extenso”, señaló a EFE Peter Lapp, un exagente del FBI y uno de sus captores aquel 21 de septiembre de 2001, cuando Montes abandonó esposada las instalaciones de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, por sus siglas en inglés), en Washington, tras ser descubierta como una informante para el entonces presidente de Cuba, Fidel Castro.

Hija de padres puertorriqueños, Ana Belén Montes nació en 1957 en una base militar estadounidense en Alemania, donde su padre trabajaba como médico. Luego, la familia se mudó a Kansas, Iowa (EEUU) y, finalmente, Maryland, donde la joven terminó el instituto con excelentes calificaciones.

Cada día, Ana Belén Montes se sentaba en su escritorio con la meta de memorizar las tres cosas más importantes de la jornada, las cuales luego transmitía a una red de nueve espías cubanos, siete de ellos ubicados en EEUU y los otros dos en La Habana. Montes tenía, además, dos hermanos que trabajaban en el FBI.

La información “más dañina que dio”, “solo la punta del iceberg”

La analista sénior de la DIA y máxima experta en asuntos militares cubanos llegó incluso a pasar información sobre un programa secreto de la gubernamental Oficina Nacional de Reconocimiento (NRO, en inglés) de EEUU basado en el uso de satélites y que estaba relacionado con la invasión a Afganistán de ese 2001.

En palabras de Lapp, esa información de satélites fue la “más dañina que dio, y es solo la punta del iceberg”.

Era tan sensible la información que en caso de celebrarse un juicio no hubiera podido ser utilizada por los fiscales, de lo contrario la sentencia habría sido mayor a los 25 años de prisión que recibió tras declararse culpable en 2002.

Ana Belén Montes ha salido en libertad este viernes de una cárcel federal de máxima seguridad para mujeres en Fort Worth (Texas).

Ferviente defensora de la izquierda latinoamericana

Según recoge la BBC, mientras Montes cursaba una licenciatura en Relaciones Internacionales en la Universidad de Virginia, realizó un viaje de estudios a España en 1977, donde conoció a un estudiante izquierdista argentino, quien supuestamente le habría “abierto los ojos” ante el apoyo que daba el gobierno de Estados Unidos a regímenes autoritarios en aquella época.

Durante la década de 1980 Montes era estudiante de máster en la Universidad Johns Hopkins, y es recordada por algunos de sus compañeros como una fervorosa defensora de los movimientos de izquierda en América Latina, un postura que llamó la atención de un agente de la Inteligencia cubana que la reclutó.

En 1985, poco después del primero de una serie de viajes a Cuba, fue seleccionada para una plaza en la DIA, a la que postuló convencida por la entonces llamada Dirección General de Inteligencia (DGI) cubana.

Desde la agencia gubernamental estadounidense Montes transmitió, en forma de mensajes cifrados o en encuentros que podían ser a plena luz del día, información clasificada que, como señala Lapp, no se puede medir por el volumen sino por la calidad, como es el caso de la identidad de cuatro espías de EEUU en Cuba.

A lo largo de todos esos años, sus motivaciones siempre estuvieron basadas en un profundo sentimiento “antiestadounidense” y convencimiento de que su actividad ayudaba al pueblo cubano.

No recibió ningún pago; Montes era espía por razones ideológicas

Montes aceptó trabajar para los cubanos aunque, según dijo a los investigadores, nunca antes había pensado en esa posibilidad.

“Ella no recibió ningún pago, lo que hace pensar a la gente que ella era espía por razones ideológicas. De hecho, ella nos dijo que se habría sentido ofendida si los cubanos le hubieran dado dinero por espiar”, cuenta Lapp a la BBC.

De hecho, una vez descubierta y detenida, Montes aseguró que había actuado motivada por la necesidad de justicia, intentando ayudar a los cubanos a protegerse de las políticas de EEUU.

“Son muy buenos reclutando individuos como Montes, personas afines, compasivas, que no lo hacen por dinero”, afirma Lapp sobre el aparato de inteligencia cubano, a su juicio uno de los mejores del mundo y que no duda tenga en la actualidad agentes encubiertos dentro del Gobierno de EE.UU.

“No estás realmente ayudando a la gente de Cuba si ayudas al Gobierno cubano. Estás ayudando a un régimen corrupto, asesino, opresivo y autoritario. Punto”, añade el exagente, quien este año publicará Reina de Cuba. An FBI Agent’s Insider Account of the Spy Who Evaded Detection for 17 Years, un libro que detalla los pormenores de la investigación que dio con su captura.

“Estoica” y “sin remordimientos”

“Fue estoica”, responde Lapp cuando se le pregunta por la reacción de Montes al ser confrontada esa mañana en la sede de la DIA. “Mantuvo su compostura, yo pensé que se iba a desmayar, pero creo que estaba preparada para ese día desde que comenzó”, agrega.

Su arresto, ocurrido diez días después del atentado a las Torres Gemelas en Nueva York, fue el corolario de una investigación federal iniciada tras las sospechas del agente de contrainteligencia de la DIA Scott W. Carmichael, quien afirmó que el daño causado por Montes fue “excepcionalmente grave”.

Como han reconocido funcionarios estadounidenses de entonces, un informe de inteligencia de 1998, en el que Montes tuvo una participación capital, concluyó que Cuba no representaba una amenaza militar significativa para EEUU.

Lapp no cree que la informante, ahora con 65 años de edad, se mude a Cuba, dado que probablemente preferirá estar con su madre y tendrá que lidiar con sus hermanos axagentes del FBI, quienes nunca supieron de las actividades de Ana Belén.

¿Sigue teniendo las mismas convicciones? “No he escuchado sobre ningún remordimiento, sobre ningún cambio de opinión. Y no me sorprendería que mantenga sus convicciones. Es triste”, responde Lapp.

Tras salir de prisión, denuncia el embargo a Cuba

Ana Belén Montes, quien espió para el Gobierno cubano y salió de prisión hace tres días, pidió este domingo no poner el foco en ella sino en “los serios problemas que enfrenta el pueblo puertorriqueño o el embargo económico de Estados Unidos hacia Cuba”.

Después de pasar dos décadas en prisión en EE.UU. por enviar información clasificada a las autoridades cubanas a lo largo de 17 años, mientras trabajaba en el servicio de inteligencia estadounidense, Montes regresó este fin de semana a Puerto Rico.

“Estoy más que contenta de tocar suelo borincano de nuevo. Tras dos décadas bastante agotadoras y ante la necesidad de volver a ganarme la vida, quisiera dedicarme a una existencia tranquila y privada”, dijo en un comunicado. Montes, conocida como la ‘Reina de Cuba’, adelantó que no participará “en actividades mediáticas”.

“Animo a los que desean enfocarse en mí a que, en cambio, se enfoquen en temas importantes, como los serios problemas que enfrenta el pueblo puertorriqueño o el embargo económico de Estados Unidos hacia Cuba”, subrayó.

“¿Quién en los últimos 60 años ha preguntado al pueblo cubano si ellos quieren que Estados Unidos les imponga un embargo asfixiante que los hace sufrir?”, preguntó.

Montes, de 65 años, consideró asimismo que merece atención “la apremiante necesidad de cooperación global que detenga y dé marcha atrás a nuestra destrucción de nuestro medioambiente”.

“Yo como persona soy irrelevante. No tengo importancia, mientras que existen problemas graves en nuestro terruño mundial que reclaman atención y una demostración de amor fraternal”, concluyó.

Su abogada, Linda Backiel, indicó que este comunicado emitido a solicitud de Montes será “la única expresión pública autorizada por, o de parte de, ella en relación a su excarcelación”. “No se concederá entrevista o comentario adicional alguno autorizado por ella. Se ruega que se respete esta decisión y su privacidad”, agregó.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Related...