Asocian el consumo de carne roja con un mayor riesgo de morir por varias enfermedades

Lisa Rapaport

(Reuters Health) - Consumir más carne roja está asociado con

un aumento del riesgo de morir por ocho enfermedades, como el

cáncer, la diabetes y las cardiopatías, además de "todas las

demás causas", de acuerdo con un nuevo estudio de Estados

Unidos.

Los autores analizaron información de casi 537.000 adultos

de entre 50 y 71 años: hallaron que los que más carne roja

consumían tenían un 26 por ciento más chances de morir por

varias causas que los que menos cantidad consumían.

Pero los que más carnes blancas comían, como pollo y

pescado, eran un 25 por ciento menos propensos a morir por todas

las causas durante el período estudiado que los que menos

cantidad ingerían, según publica el equipo en The BMJ.

"Nuestros resultados confirman estudios previos sobre la

relación entre la carne roja y la muerte prematura y también es

lo suficientemente grande como para demostrar asociaciones

similares en nueve causas de muerte", dijo Arash Etemadi, del

Instituto Nacional del Cáncer.

"También observamos que para el mismo consumo total de

carne, las personas con una dieta más rica en carne blanca

tenían tasas más bajas de mortalidad prematura".

Su equipo monitoreó durante 16 años la salud y los hábitos

alimentarios de residentes de seis estados y dos áreas

metropolitanas de Estados Unidos. Luego, los organizó en cinco

grupos de acuerdo con el nivel de consumo de carnes rojas y

blancas.

Estudiaron la mortalidad por nueve enfermedades: cáncer,

cardiopatías, ACV y enfermedad cerebrovascular, enfermedades

respiratorias, diabetes, infecciones, Alzheimer, insuficiencia

renal e insuficiencia hepática crónica, además de todas las

otras causas.

En total, 128.524 personas murieron con cáncer, enfermedad

cardíaca, enfermedad respiratoria y ACV como causa principal de

muerte. Sólo el riesgo de desarrollar Alzheimer no estuvo

asociado con el consumo de carne roja.

Ciertos ingredientes de las carnes rojas, como los nitraros

y el hierro hemínico, explicarían esta asociación con un aumento

de las tasas de mortalidad por otras causas de muerte, según

publica el equipo. El consumo más alto de hierro hemínico estuvo

relacionado con un 15 por ciento más chances de morir

prematuramente con respecto del consumo más bajo.

Los nitratos en la carne procesada estuvieron asociado con

un 15 por ciento más riesgo de morir por todas las causas,

mientras que los nitratos de las carnes sin procesar lo

estuvieron con un 16 por ciento más de riesgo.

Los resultados deberían ayudar a muchos adultos a reducir el

consumo de carne, según opinó el doctor John Potter, del Centro

para la Investigación en Salud Pública de la Universidad Massey,

Wellington, Nueva Zelanda.

La carne procesada produce sustancias químicas cancerígenas,

mientras que las grasas saturadas elevan el riesgo de

desarrollar enfermedades cardiovasculares, según explicó Potter,

autor de un editorial sobre el estudio. Indicó que optar por la

carne orgánica no modifica el riesgo de morir prematuramente.

FUENTE: The BMJ, online 9 de mayo del 2017