Asma al-Assad, el rostro más humano del régimen sirio, tiene cáncer de mama

LA NACION

DAMASCO (DPA).- La noticia fue confirmada ayer por la oficina presidencial de Siria : la mujer del presidente Bashar al-Assad , Asma, padece cáncer de pecho por lo que debió comenzar un tratamiento.

"Con fuerza y fe, Asma al-Assad arrancó las primeras fases de un tratamiento por un tumor maligno en su pecho, que ha sido detectado en una fase temprana", decía el comunicado emitido por el gobierno.

Sin embargo, el mensaje no intentó llevar preocupación sino todo lo contrario: por ello, la oficina publicó una fotografía de la primera dama, de 42 años, sonriendo y mirando a su marido mientras ambos están sentados dentro de un hospital.

Desde el comienzo de la guerra en Siria en 2011, la figura de la esposa de Al-Assad fue centro de los rumores. En varias oportunidades los medios aseguraron que la primera dama había abandonado el país por motivos de seguridad o porque se oponía a la violencia ejercida por su esposo contra el pueblo, de acuerdo a lo publicado por el diario El Mundo.

Pero ninguno de ellos fue confirmado y Asma (hija de padres sirios y criada en Londres) en varias oportunidades y actos públicos demostró su apoyo al presidente, quien hace uso de la imagen de su mujer, con la que tiene tres hijos, como la cara más humana de su régimen al, por ejemplo, organizar encuentros con las familias de los "mártires" de las fuerzas gubernamentales.

La guerra en Siria es una de las consecuencias de la primavera árabe, el movimiento social que buscó una remodelación política en los países de la región. Desde 2011, grupos armados rebeldes reclaman la salida de Al-Assad del poder y una mayor democratización del país. En total, se presume que medio millón de personas ya murió por el conflicto.