Anuncios

Asignar un puerto a las ONG en el Mediterráneo "no es un favor, sino una obligación"

Roma, 4 nov (EFE) - La asignación de un puerto a los barcos humanitarios que socorren personas en el mar "no es favor, sino una obligación" de los estados, que deben cumplir el derecho internacional en lugar de forzar una situación "de extrema emergencia", indicaron a EFE las ONG Médicos Sin Fronteras y Sos Mediterránée, cuyas naves esperan en el Mediterráneo con más de 800 rescatados.

"La asignación de un puerto seguro no es un favor, sino una obligación que viene establecida en los convenios internacionales", aseguró a EFE Anabel Montes, coordinadora de Búsqueda y Rescate de MSF desde el buque Geo Barents, en el Mediterráneo central, que navega con 572 personas a bordo.

Mientras que el Ocean Viking, de SOS Mediterranée, ha auxiliado a 234 personas que han sufrido "horrores inimaginables en Libia" y cuya situación puede llegar a ser "de extrema emergencia" dado que "los alimentos y el agua empiezan a escasear", tras 13 días de navegación.

Las dos naves, junto a la el Humanity 1, con 179 personas a bordo, esperan que Malta o Italia, los dos países más cercanos, les permitan desembarcar, pero ninguno ha respondido, máxime cuando el nuevo Gobierno italiano, presidido por la ultraderechista Giorgia Meloni, estudia cerrar sus puertos a las ONG, lo que les ha llevado a pedir la intervención España, Grecia y Francia.

Montes explica que ha pasado más de una semana desde los rescates del Geo Barents, en el que viajan "19 mujeres y 3 embarazadas, mas de 60 menores, entre ellos 25 niños, siendo el mas pequeño un bebé de 11 meses" y que entre los auxiliados hay "diversas vulnerabilidades debido a las experiencias vividas en los centros de detención en Libia" por lo que "necesitan que se les haga un seguimiento en tierra".

"Hemos mantenido comunicaciones con las autoridades desde el primer momento, con Malta en cuatro ocasiones recibiendo respuestas negativas" y otras cuatro con Italia: "Seguimos esperando", dice.

El Ejecutivo italiano quiere poner coto a los desembarcos de inmigrantes y su vicepresidente y ministro de Infraestructuras, Matteo Salvini, anunció que quieren cerrar sus puertos a las ONG extranjeras como hizo cuando fue ministro del Interior (2018-2019).

De hecho, el nuevo titular de Interior, Matteo Piantedosi, que fue jefe de gabinete de Salvini cuando él ocupó el mismo cargo, confirmó que se aplicará la ley de seguridad y que por tanto "los estados de bandera son los competentes para la asistencia y la recepción".

"Nosotros no hacemos política, solamente rescatamos a las personas siguiendo todos los convenios y normativas internacionales que cualquier gobierno esta obligado a seguir de la misma manera, sin olvidar la obligación moral y humana de no dejar que ninguna persona se muera en el mar", explicó a EFE Montes.

En cualquier caso, "recordamos que las ONG humanitarias trabajan en el mar porque no existe un sistema establecido de búsqueda y rescate por parte de Europa ni de los estados europeos", añadió.

Entre los 234 rescatados del Ocean Viking hay "14 mujeres, muchísimos menores y 4 niños menores de 4 años" y, aunque no hay una ninguna emergencia médica", se encuentran en una situación "crítica" porque llevan "las señales del horror" que han padecido en Libia, explica a EFE Francesco Creazzo, portavoz de SOS Mediterránee.

"Hemos pedido puerto decenas de veces, sin recibir una respuesta directa" y "el agua y los alimentos empiezan a escasear", asegura, mientras lamenta que el inicio del nuevo ministro del Interior italiano no haya sido "el mejor".

La directiva de Piantedosi "la conocemos por la prensa, a la nave no se le ha comunicado", pero ese "lenguaje vago" que utiliza al hablar de "estar estudiando" la prohibición de entrada en las aguas territoriales "nos hace pensar en un bloqueo implícito, una situación híbrida que impide a las fuerzas competentes aplicar el derecho del mar para asignar puerto", añade Creazzo.

Se trata de un "procedimiento ilegal e inhumano", que no respeta el derecho internacional, dice sobre la ordenanza italiana, porque "las barcos deben ser socorridos y punto", eso "no es negociable" y que se haga por casualidad o a propósito "es irrelevante".

La ONG ha lanzado un llamamiento a "las autoridades marítimas griegas, españolas y francesas, así como a otras autoridades que estén en condiciones de prestar asistencia y permitir el desembarco inmediato en un puerto seguro", además de "solicitar su apoyo en la mediación con sus homólogos italianos y malteses".

"Siempre hemos respetado el derecho internacional y leyes nacionales", y, aunque "por el momento no se dan las condiciones necesarias para forzar un bloqueo", advierte: "En una situación de extrema emergencia hay jurisprudencia que permite entrar en el primer lugar disponible, pero es una decisión extrema que tomara el capitán, que es el único legitimado".

Marta Rullán

(c) Agencia EFE