Estas son las poderosas fuerzas militares con que se retan EEUU y Corea del Norte

La tensión en la región de la península de Corea se ha exacerbado en días recientes, y tanto Estados Unidos como Corea del Norte han dado señales de fuerza, de reto, en lo que muchos temen pueda desembocar en un choque bélico en esa zona, donde Corea del Sur, Japón y China también tienen un papel preponderante.

El régimen norcoreano y su líder Kim Jon-un han hecho alarde de sus misiles de mediano alcance y amenazado con usarlos militarmente contra Estados Unidos y sus aliados en la región. El hecho de que Cora del Norte posee también capacidades nucleares, rudimentarias pero letales, añade un ominoso tono a la situación.

Ante ello, y con el trasfondo de los ataques de misiles estadounidenses contra instalaciones militares del gobierno de Siria en represalia por su reciente y cruento ataque con armas químicas contra su propia población, Estados Unidos envió a la región del Pacífico Occidental una flota encabezada por el portaaviones USS Car Vinson, lo que se suma a las fuerzas estadounidenses permanentes en Corea del Sur.

El portaaviones estadounidense USS Carl Vinson se encuentra en el Pacífico Occidental y con posibilidad de realizar acciones contra Corea del Norte. (Reuters)

Así, el presidente Donald Trump le ha mandado un mensaje a Kim: Estados Unidos posee en el área de la Península Coreana  poder militar sustantivo con el que, con el ejemplo de Siria o del uso contra un complejo del Estado Islámico en Afganistán de la ‘madre de todas las bombas’, el arma convencional (no nuclear) más poderosa del arsenal estadounidense, puede responder a las agresiones del líder norcoreano.

¿Cuál es la magnitud de las fuerzas armadas estadounidenses en la región? El grupo de ataque del portaaviones USS Carl Vinson incluye también el crucero lanzamisiles USS Lake Champlain, siete escuadrones de aviones y dos de helicópteros y un escuadrón de destructores.

Pero es en las bases estadounidenses en Corea del Sur, varias en el área de su capital, Seúl, donde se ubican las fuerzas más numerosas, en cantidad de soldados y equipo, que el Pentágono podría oponer en caso de un conflicto bélico con Corea del Norte.

Según diversas fuentes públicas, el comando combinado de las Fuerzas de Estados Unidos en Corea (US Forces Korea o USFK) incluye cerca de 28.500 efectivos con elementos del Octavo Ejército (unos 20.000 soldados con cuartel en Yongsan, Seúl), la Séptima Fuerza Áerea (8.000 efectivos y aviones F-16 y A-10 en la base Osan, al sur de Seúl), el Comando de las Fuerzas Navales en Corea (300 marineros en Yongsan), las Fuerzas de Marines en Corea (unos 100 efectivos en Yongsan) y el Comando de Operaciones Especiales en Corea (unos 100 efectivos en Yongsan). Y el personal militar de Estados Unidos en el vecino Japón asciende a unos 50.000 efectivos.

Militares estadounidenses durante una ceremonia en la base de Yongsan, cerca de Seúl, Corea del Sur. En ese país se encuentran estacionados unos 28,500 efectivos militares de EEUU. (Getty Images)

Adicionalmente, las fuerzas armadas de Corea del Sur suman unos 625.000 militares en activo, con cerca de 3 millones más en reserva. Y Japón ha dicho que asignará unidades de su flota para realizar ejercicios conjuntos con el USS Carl Vinson.

Corea del Norte, por su parte, posee cerca de 1.2 millones de soldados en activo, con reservas que podrían llegar a 6 millones en unidades paramilitares formadas por el reclutamiento compulsivo de su población. Con todo, como con sus programas nuclear y de misiles, no está claro cuáles son las capacidades de acción militar efectiva de todas esas unidades.

Sea como sea, si se desataran acciones militares terrestres, las fuerzas norcoreanas podrían infligir graves estragos en Seúl, un área metropolitana con más de 20 millones de habitantes ubicada a corta distancia de la frontera con Correa del Norte.

Y China, por su parte, habría desplegado ya 150.000 soldados cerca de su frontera con Corea del Norte, de acuerdo al periódico Daily Mail, para lidiar con la posibilidad de una oleada de refugiados y de ataques preventivos contra las fuerzas del régimen norcoreano.

Kim, por lo que parece, estaría considerando ir a la guerra. De acuerdo a CNN, funcionarios norcoreanos han dicho que la situación actual justifica “las capacidades de ataques preventivos y en defensa propia con fuerza nuclear…”. Según el periódico británico Daily Express, que a su vez cita a medios rusos, el gobierno norcoreano habría ordenado ya la evacuación de 600.000 personas de su capital Pyongyang.

El líder norcoreano Kim Jon-un es ovacionado por sus soldados. Kim se ha mostrado hostil y con ímpetu belicoso contra EEUU. (Reuters)

De acuerdo a CNN, fotos de satélite muestran que las instalaciones nucleares norcoreanas estarían listas para conducir una prueba atómica y el primer ministro japonés Shinzo Abe indicó, según esa cadena, que Corea del Norte podría tener ya la capacidad de colocar armas químicas, como el gas nervioso sarín, en su arsenal de misiles.

Es de desear que no se desate un enfrentamiento entre Estados Unidos y Corea del Norte y que, aunque difícil, se abran caminos para arreglos diplomáticos. Una guerra, incluso si fuese breve y solo con fuerzas convencionales, implicaría una enorme mortandad de civiles y podría conducir a mayor desestabilización en esa región de Asia.

El periódico The Korea Times se pregunta si Kim decidirá realizar una prueba nuclear en los próximos días y si Trump optará por represalias militares para frenarlo. Y advierte que cualquier enfrentamiento entre Estados Unidos y Norcorea implica el grave riesgo de desatar una conflagración a gran escala en la Península. El 105 aniversario del nacimiento de Kim Il-sung, fundador de Corea del Norte y abuelo del actual dictador norcoreano, que se celebra este sábado, es visto como un día para que ese país realice una demostración de poder militar de algún tipo, aunque no hay modo aún de predecir o dilucidar si eso sucederá y, en su caso, cuáles serían sus peculiaridades.

Uno de los misiles lanzados por Corea del Norte para probar su arsenal balístico y mandar un mensaje a EEUU, Japón y COrea del Sur. (Reuters)

Así, el despliegue del USS Carl Vinson y la escalada de tensión actual en la región coreana pone a Estados Unidos y a Trump en un grave predicamento: si Kim lanza nuevos misiles o incluso si realiza la que sería su sexta prueba nuclear, el presidente estadounidense tendrá que decidir si responder con fuerza, bajo el grave riesgo (lo que no fue el caso en Siria) de desatar una conflagración mayor que golpearía severamente a Corea del Sur. Y en el supuesto de que la prudencia fuera la vía, esa mesura podría ser interpretada como una debilidad estadounidense, como comentó un artículo de la agencia AP, e incitar a mayores y peligrosas apuestas por parte de Kim

Al final, la llave del conflicto podría darse en una inteligencia de Estados Unidos y China (Trump recibió hace unos días al presidente chino en su mansión de Mar-a-Lago) pero no habría aún luces sobre un entendimiento entre ambos países al respecto. Rusia también podría contribuir aunque no es claro, dadas los presentes desencuentros tras el bombardeo estadounidense en Siria, cuál es la capacidad de interlocución de la Casa Blanca ante el Kremlin para abordar cuestiones geopolíticas de amplia envergadura.

La guerra, en todo caso, sólo causaría dolor, muerte y devastación.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro