Así reaccionó cuando encontró $10,000 en una obra que adquirió por $88

Zalen Gades

El periodista neoyorquino, Justin Caffier, entró en la galería Gabba de Los Ángeles un día antes de que diera comienzo una exposición de arte. Una vez dentro, se fijó en una de las piezas. A primera vista no le llamó mucho la atención, se trataba de una obra abstracta y monocromática, pero el nombre del autor, Ruby Heart, y la sensación de que había algo escondido dentro del cuadro, despertaron su interés.

Cuando vio el precio de $88 se sorprendió. El resto de las obras costaban alrededor de $300 y en su idea de ayudar a artistas locales, se aventuró a adquirir la pieza. Todavía en la galería y con la composición en su poder, le dio la vuelta al cuadro y cuando lo abrió comprobó que había piedras preciosas y un fajo de billetes por valor a $10,000. Cuando se dispuso a intentar agarrar el dinero, una de las trabajadoras de la galería intervino.

“¿Está seguro de que quiere hacer eso?”, cuestionó.

Los $10,000 y las piedras preciosas en el interior del cuadro. Foto: Instagram

Caffier concluyó que su acción no estaba siendo la más racional. El impulso inicial de intentar hacerse con el dinero fue eclipsado por el peso conceptual del artista. Pensó que tanto el dinero como las piedras preciosas eran parte de la obra y había que respetarlo. Su hambre quedó saciada con la idea de que en un futuro, su adquisición tendría más valor

Heart presenció la escena alertado por el personal de la galería y, al ser cuestionado, explicó el concepto de su creación.

“Desde que era pequeño, siempre me encantó hacer bromas. Existe este dicho de que si trabajas en lo que te gusta, no trabajarás ni siquiera un día de tu vida. Llegue a la conclusión de que me encanta crear situaciones que tengan un fuerte impacto en la gente“, afirmó Heart.

Para Justin Caffier no tocar el dinero fue una tentación que tuvo que controlar. Foto: Instagram.

Cuando Caffier siguió escuchando la conversación su asombro fue creciendo por momentos. También el volumen de su risa.

“Me inspiré en un artista italiano de los años 60, Piero Manzoni, quien vendió sus excrementos en una lata. Vi algo de mí en él. Eso es algo que yo haría. El problema es que antes de eso necesitas algo de notoriedad antes de que alguien compre una lata con tu caca dentro. Hay que empezar en algún punto. Así que por qué no poner mucho dinero. Todo por el arte”, agregó.

Caffier quedó encantado con la idea ya que no sólo había $10,000 sino varias piedras preciosas entre las que se encontraban diamantes y esmeraldas que pertenecieron a un anillo que Heart heredó de su abuelo cuando éste falleció en 2009.

“Creo que todo el mundo puede poner algo de dinero en efectivo en una pintura, así que yo puse algo que realmente significaba algo para mí para dejar claro que yo no soy simplemente un rico cualquiera”.