Así hacen para hospedarse gratis en lugares espectaculares durante todo el año

El concepto de 'house sitting' es sencillo: se trata de un intercambio de ayuda mutua que permite hospedarte sin pagar en una casa para cuidar sus mascotas mientras el dueño se va de vacaciones. (Getty Images)
El concepto de 'house sitting' es sencillo: se trata de un intercambio de ayuda mutua que permite hospedarte sin pagar en una casa para cuidar sus mascotas mientras el dueño se va de vacaciones. (Getty Images)

Cada vez que se acercan las vacaciones sufro porque sé que las plantas que he cuidado todo el año van a sufrir. Los amigos que tengo en el vecindario también se van de vacaciones, mi familia vive lejos y nunca logro convencer a nadie para que se acerque a casa a regarlas.

La única salida es trasladarlas a la terraza o el jardín de algún alma caritativa que acepta adoptarlas temporalmente. Pero las plantas no son seres que disfrutan ser reubicadas repentinamente, especialmente en el verano. Así que cuando regreso a buscarlas, muchas están marchitas, quemadas por el sol o con las hojitas comidas por alguna plaga.

Pero creo que este año mi suerte cambiará porque me he enterado, tardíamente, de que existen aplicaciones que permiten a legiones de viajeros entusiastas alojarse en hogares a cambio de cuidar los jardines y las mascotas.

Las bases del House Sitting

La palabra usada para buscar este tipo de intercambio en internet es “house sitting” y se trata de un tipo de ayuda mutua que permite al que solicita ser cuidador conocer una ciudad sin necesidad de pagar un hotel. Y al que desea viajar le ofrece la tranquilidad de saber que sus adoradas plantas y mascotas permanecerán bien cuidadas en su propio hogar.

Trusted Housesitters es una de las plataformas de cuidadores de casas más populares. Allí hay que registrarse, pagar una tarifa anual, rellenar un perfil con una descripción detallada de tus necesidades, en el caso de que seas un anfitrión que estés buscando un cuidador. Los que desean ser cuidadores podrán elegir el tiempo en el que están disponibles para viajar y el destino para mirar todas las ofertas que hay en los alrededores.

Una recomendación muy importante es que te tomes el tiempo para revisar todos los requisitos migratorios que requiere cada país para realizar este tipo de actividad antes de aceptar una oferta en el extranjero.

Pauli, una youtubera viajera explicó en un video en su canal de Viajes y otros demonios, que consiguió su primera casa para cuidar a las dos semanas de haber aplicado con la esperanza de viajar a Londres sin pagar alojamiento. Asegura que un piso en Londres puede costar un promedio de 6.000 dólares mensuales si buscas opciones en Airbnb.

El secreto de su éxito es rellenar muy cuidadosamente el perfil en la plataforma online. Algo así como diseñar un currículo impecable para aumentar las probabilidades de conseguir tu empleo soñado.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Luego tienes que revisar las distintas opciones y enviar una solicitud si ves una casa que te gustaría cuidar. Entonces debes armarte de paciencia porque es posible que no te respondan nunca, que te rechacen directamente o que te respondan varios días después. Muy pocos propietarios responden inmediatamente.

Si una persona está interesada en que cuides su casa, es posible que solicite hacerte una entrevista por videollamada en la que indagarán sobre tus hábitos, tu experiencia y tu personalidad. Después de todo, la persona elegida se quedará sola en una casa, responsable de alimentar, asear, sacar a pasear las mascotas que muchas veces no pueden ser llevados a ciertos destinos vacaciones pero que también son parte de la familia.

La primera experiencia de Pauli fue fantástica porque se pudo quedar con su pareja en Londres a cambio de cuidar un hermoso gato. Y los que somos amantes de los gatos sabemos que son animales muy independientes a los que solo hay que ofrecerles su comida favorita, darles agua fresca y cambiar su arena. Luego solo hay que ofrecerles tu compañía. Si el gatito que estás cuidando lo desea se acercará a ti, te ronroneará y permitirá que lo acaricies. Luego tendrás el resto del día para salir a pasear y disfrutar la ciudad.

Cuidadores profesionales

Muchas personas solicitan cuidar casas durante sus temporadas vacacionales para ahorrar dinero en sus viajes. Pero hay algunos que han convertido este intercambio de ayuda mutua en un estilo de vida.

“Hemos trabajado fines de semana y períodos de un mes, y hemos cuidado de mascotas, desde un periquito hasta un adorable par de burros de rescate, pero sobre todo perros y gatos. Con perfiles constantemente atractivos en línea, cuidar casas puede volverse adictivo”, escribió Nicki Grihault en el diario The Guardian al relatar sus 10 años de experiencia cuidando mascotas.

Nicki y su esposo Nick descubrieron Trusted Housesitters en el verano de 2013, luego de que él decidiera abandonar su empleo. La pareja tuvo que apelar la creatividad para sobrevivir sin una importante parte de los ingresos, así que dijeron adiós al piso que tenían alquilado en Londres y se lanzaron a la aventura de vivir una vida nómada cuidando casas.

Su primera experiencia consistió en cuidar una propiedad en el condado de Wicklow, ubicado al sur de Dublín, en la costa este de Irlanda. “Nos recibieron unos perros pastores emocionados y nos presentaron a sus pollos, patos (que producían huevos frescos cada mañana), ovejas y un gato atigrado llamado Bruiser. Los días soleados los pasaba con los perros, recogiendo moras gordas, paseando por las montañas de Wicklow y nadando entre focas en Clogga Cove”, relató Nicki.

Ese panorama idílico también tiene sus desafíos. No siempre es fácil cuidar enormes propiedades con sus mascotas. Los perros pueden enfermarse, los gatos desaparecer y los propietarios pueden exigir una comunicación constante para cerciorarse de que sus mascotas están siendo atendidas.

Y para obtener reseñas cinco estrellas que te permitirán ser aceptado en todas las propiedades que te interesen, tienes que cuidar a las mascotas mucho mejor que si fueran tuyas. El secreto de Nicki y Nick es recibir a los anfitriones en una casa inmaculada, adornada con flores, con comida casera en la nevera y una tarjeta de agradecimiento por haberles permitido cuidar su propiedad.

Haber cuidado casas por mucho tiempo les ha permitido tener experiencias inolvidables, como alojarse en una mansión eduardiana de 12 habitaciones en Devon o ver nidos de cigüeñas en un bosques de robles en la finca Knepp, un proyecto pionero de agricultura regenerativa en el sur de Inglaterra.

Nick volvió a su trabajo habitual de maestro, pero aprovechan todas las vacaciones escolares para escaparse dentro y fuera del Reino Unido.

“La gente habla de disfrutar de un hogar lejos del hogar, pero de esta manera podemos disfrutar en un lugar que suele ser más grande, más elegante, más bonito o en una mejor ubicación que nuestra propia casa, y todo sin pagar un centavo”, concluyó Nicki.

Luego de escuchar estas experiencias, me animaré a ser anfitriona el próximo verano. Y, por qué no, a planificar unas vacaciones emocionantes cuidando una casa en algún lugar remoto del planeta.

Fuente: The Guardian, 20minutos, De viajes y otros demonios, TrustedHousesitters.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Conoce la primera aldea para nómadas digitales