Asesinato de Sandoval, un golpe al Estado mexicano: Alfaro

·2  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., diciembre 18 (EL UNIVERSAL).- El asesinato del exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, es un duro golpe para el Estado, indicó esta tarde el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro.

"Lo que acabamos de vivir no sólo es un homicidio, es un desafío contra el Estado mexicano, es un reto enorme que nos obliga a las instituciones a no bajar la guardia, a mandar un mensaje claro de que no nos van a doblar, de que vamos a seguir trabajando para recuperar la paz y la tranquilidad de nuestro estado, es momento de estar unidos todos los jaliscienses, porque enfrentamos a delincuentes que buscan sumir a nuestro estado en el miedo y la zozobra", señaló Alfaro en un mensaje a través de sus redes sociales.

El mandatario indicó que a pesar de ser adversarios políticos, él y Sandoval Díaz fueron amigos porque sabían diferenciar lo personal de su actividad profesional.

Indicó que desde temprano se comunicó con la familia del exgobernador para expresar sus condolencias y refrendar su compromiso de esclarecer los hechos; además indicó que mañana se hará una guardia de honor en Palacio de Gobierno para despedir a Sandoval Díaz.

A partir de las 20:30 horas de hoy, el cuerpo del exgobernador será velado en la funeraria Gayosso de Avenida México y su familia solicitó a los asistentes vestir de blanco como forma de protesta contra la violencia.

Fiscalía catea bares

La Fiscalía de Jalisco catea el bar Distrito 05, de Puerto Vallarta, donde fue asesinado la madrugada de este viernes el exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, en busca de los indicios que los trabajadores del lugar retiraron de la escena del crimen, entre ellos las grabaciones de las cámaras de seguridad.

El fiscal del estado, Gerardo Octavio Solís Gómez, indicó que tras obtener diversas órdenes de cateo se busca también en los bares contiguos y se realizan diligencias en dos hoteles del puerto.

Además, el gobierno estatal y la Guardia Nacional reforzaron la seguridad en este destino turístico, donde a finales de noviembre pasado fue privado de su libertad y asesinado el empresario inmobiliario Felipe Tomé.

Solís Gómez insistió en solicitar apoyo de la ciudadanía que pudiera haber captado imágenes de la agresión contra el exmandatario, pues prácticamente toda la escena del crimen fue borrada.