Asesinaron a un peón rural y golpearon a hermanos de 89 y 99 años para robar en un campo

Darío Palavecino
·3  min de lectura

MAR DEL PLATA. Los dueños del campo son dos hermanos. Ambos fueron víctimas de golpes, en particular Pedro Pugliese, de 89 años, con lesiones en el rostro, algo más leves que las que sufrió Antonia, de 99 años. La peor parte se la llevó el peón que los acompañaba, asesinado de un disparo a manos de ladrones que intentaron asaltarlos en su campo del Coronel Suárez, en el sur de la provincia de Buenos Aires.

La policía logró llegar hasta el establecimiento cuando los delincuentes -que serían dos- todavía estaban en el lugar. Lejos de entregarse, respondieron a tiros frente a los uniformados. Una versión indica que utilizaron a sus víctimas como "escudos humanos" para que no les disparen. Así lograron escapar, amparados en la oscuridad de la noche. Hasta el momento no pudieron ser identificados.

Durante la madrugada y hasta esta mañana continuaba la búsqueda, que implicaba un rastrillaje por inmediaciones de la escena del crimen y controles auto por auto en las rutas 85, 67 y 76, que son vías de acceso y salida del distrito.

Toma de tierras: preocupada, Carbap pedirá hacer un paro agropecuario

La pronta intervención de personal de la Comisaría 1ª de Coronel Suárez y del Comando de Patrulla Rural (CPR) se dio porque, según pudo confirmar LA NACION, al momento del hecho Antonia estaba hablando por teléfono con un allegado, que fue quien escuchó sus gritos y se encargó de denunciar lo que estaba ocurriendo en la estancia "San Luis".

El fallecido, de acuerdo a datos oficiales, se llamaba José Baier. Tenía 58 años, asistía a los hermanos Pugliese en algunas tareas rurales pero por sobre todo era una compañía, ya que el hombre había tenido algún problema de salud que le impedía realizar trabajos más exigentes. "Casi que lo habían adoptado", confió un productor de la zona que los conocía.

El intento de asalto se cometió anoche, después de las 20, cuando tanto los propietarios como su acompañante descansaban en la edificación principal de este campo, sito en el denominado Cuartel XV.

Baier salió de la casa al advertir que los perros ladraban con insistencia. Los delincuentes no le habrían dado mayor alternativa: lo fusilaron de un disparo, confiaron fuentes policiales. Luego avanzaron hacia donde estaban los dueños. A Pedro los castigaron duro, ataque que quedó reflejado en hematomas importantes que presenta en el rostro y por los que debió ser atendido por médicos. Su hermana también fue agredida, aunque en menor magnitud. Se desconoce aún si lograron llevarse dinero u otros valores.

La investigación judicial es de Facundo Indart, ayudante fiscal designado en Coronel Suárez, aunque la causa se tramitará desde la Fiscalía N°5 de Bahía Blanca, a cargo de Jorge Antonio Viego. En principio se ordenaron primeros peritajes y autopsia. Las víctimas todavía no declararon ya que, debido a los golpes y el shock emocional, permanecían internadas.

Productores rurales de la zona confirmaron que los hermanos Pugliese ya habían sido víctima de otros robos en oportunidades anteriores. En ese mismo campo hace casi una década. Y poco antes en una vivienda que tienen en el casco urbano de Coronel Suárez.