Argentina cumple una semana en cuarentena y amplía el cierre de las fronteras

Agencia EFE

Buenos Aires, 27 mar (EFE).- Argentina cumplió este viernes una semana de "aislamiento social, preventivo y obligatorio", una jornada en la que también ha entrado en vigor un decreto que amplía el cierre total de las fronteras del país hasta el próximo 31 de marzo.

De hecho, ese mismo 31 de marzo era la fecha fijada por el Gobierno argentino para poner fin a las medidas de cuarentena, que evalúa prorrogar después de que el número de contagiados haya trepado este jueves hasta los 589, cuatro veces más que el mismo día de la semana anterior.

TRECE VÍCTIMAS MORTALES Y 589 INFECTADOS

Este viernes por la mañana se confirmó la decimotercera muerte por coronavirus en el país, un médico de 59 años oriundo de la provincia de Río Negro que falleció en la Clínica San Agustín de Neuquén (suroeste de Argentina).

Fuentes médicas de este centro confirmaron a Efe el deceso, ocurrido a las 21.00 horas del jueves (00.00 GMT del viernes).

Según la clínica, el fallecido "vino de viaje" desde el exterior, por lo que no se trata de un caso de transmisión local del virus.

Este fallecimiento se suma a los doce reportados este jueves por el Ministerio de Salud argentino, de modo que son trece los muertos por este patógeno hasta el momento.

El último informe del departamento de Salud informaba de un total de 589 casos confirmados en el país suramericano, tras sumar los 87 nuevos casos conocidos este jueves, la mayoría en la ciudad (30) y la provincia de Buenos Aires (27).

Según el Ministerio, hasta el momento la mayoría de los 589 casos totales son importados, mientras que se detecta transmisión local en conglomerados y se identifica el inicio de transmisión comunitaria en Buenos Aires y su populoso cinturón urbano y en Chaco.

CIERRE TOTAL DE FRONTERAS, TAMBIÉN PARA LOS ARGENTINOS

A las 00.00 horas locales del viernes también entró en vigor el último decreto de necesidad y urgencia promulgado por el Gobierno argentino, que prohíbe hasta el próximo 31 de marzo el ingreso de personas en su país a través de puertos, aeropuertos, pasos fronterizos internacionales y otros centros de frontera.

La orden impide la entrada a las "personas residentes en el país y a los argentinos y las argentinas con residencia en el exterior", exceptuando quienes están relacionados con el traslado de mercancías, transportistas y tripulantes de buques y aeronaves, así como personal de operación de vuelos y traslados sanitarios.

Asimismo, son excepción a esta norma aquellos viajeros que, al momento de la entrada en vigor del decreto, "se encuentren en tránsito aéreo hacia la República Argentina con fecha de ingreso comprobada dentro de las 48 horas siguientes".

Esta medida amplía los alcances del decreto que firmó el presidente argentino, Alberto Fernández, el pasado 16 de marzo, que restringía el ingreso de extranjeros en el país, y lo extiende a su vez a los nacionales que se encuentren en el exterior.

En cualquier caso, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, afirmó que se irá regulando el regreso de los cerca de 10.000 argentinos que siguen varados en el exterior, desconocedores de cuándo volverán a su país después de que el Gobierno suspendiese también las labores de repatriación.

Por el momento, Aerolíneas Argentinas, la aerolínea de bandera del país, ya trajo de vuelta a más de 14.000 argentinos procedentes de zonas de riesgo -fundamentalmente, Estados Unidos, Europa y China- desde el 13 de marzo, cuando se decretó el cierre de las operaciones aéreas regulares.

En cuanto a las restricciones de tránsito instauradas por la cuarentena, el ministro de Transporte, Mariano Meoni, señaló este viernes que ahora mismo se está "por debajo del 10 % de circulación urbana", puesto que "la mayoría de la gente tiene racionalidad en la circulación".

"Estamos conformes, entendemos que hay actividades que son imprescindibles. Ha habido una toma de conciencia mayor y hoy se está acatando de forma importante. Seguimos para que sea 100 % efectiva", aseveró Meoni ante los medios de comunicación.

EL GOBIERNO MEDITA EXTENDER LA CUARENTENA

Por ahora, el presidente Alberto Fernández no se ha pronunciado acerca de si extenderá o no las medidas de aislamiento, cuyo límite estaba fijado para el próximo 31 de marzo.

"Vamos a ver cómo evoluciona estos días. Tenemos que ser cuidadosos", aseveró el mandatario anoche en una entrevista en la Televisión Pública Noticias.

En ese sentido, el jefe del Estado argentino admitió que la cuarentena es "un problema porque paraliza la economía", pero advirtió que la mayor preocupación de su gabinete es "preservar la salud de la gente".

Respecto al inicio de las clases, suspendidas por el momento también hasta el 31 de marzo, Fernández señaló que "eso puede esperar".

"Si hay algo que no me urge es el inicio de las clases. No tiene mucho sentido subir a un chiquito o un adolescente a un colectivo para que termine infectado a esa edad", subrayó el presidente.

UNA SEMANA DESPUÉS, LA CURVA SIGUE SUBIENDO

Siete días después del inicio de las medidas del aislamiento, Argentina presenta cuatro veces más casos de coronavirus que la semana anterior, cuando eran 128 los infectados.

Desde entonces, el número de contagiados se ha incrementado cada vez más con una media de 66 nuevos casos al día, siendo el miércoles 25 de marzo la jornada en que experimentó un mayor repunte, con 117.

El primer caso de coronavirus en Argentina se notificó el pasado 3 de marzo, cuatro días antes de que se anunciase la primera muerte por este patógeno en el país y en Latinoamérica, un hombre de 64 años que falleció el sábado 7 de marzo.

(c) Agencia EFE