Ascenso de Rubio en Senado de EEUU es negativo, dice Cuba

ANDREA RODRÍGUEZ
ARCHIVO - En esta foto del 12 de diciembre de 2018, el director del área de Estados Unidos de la cancillería de Cuba, Carlos Fernandez de Cossio da una declaración a medios en La Habana, Cuba. (AP Foto/Desmond Boylan, Archivo)

LA HABANA (AP) — El principal diplomático cubano a cargo de asuntos sobre Estados Unidos reconoció el jueves que la elección del congresista Marco Rubio al frente del Comité de Inteligencia del Senado es una mala noticia para la isla y llega en el peor momento de tensiones binacionales.

Carlos Fernández de Cossío, director del área de Estados Unidos de la cancillería de Cuba, dijo en entrevista con The Associated Press que el hecho de que Rubio esté en esa posición sería incluso contraproducente para ambas naciones.

“El senador Rubio es enemigo conocido, confeso y comprometido, de Cuba; de modo que el hecho de que él ocupe una responsabilidad importante", dijo el diplomático. "No es una buena noticia para Cuba, ni creo que lo sea tampoco para Estados Unidos”

En cambio, para Fernández de Cossío, la proximidad de los comicios en Estados Unidos en noviembre podría contribuir a oxigenar las relaciones entre Washington y La Habana, por ejemplo si ganan los demócratas —públicamente más decididos a un deshielo— o si una vez reelecto Donald Trump retira de lugares de decisión a políticos anticastristas.

La administración del republicano Trump endureció radicalmente las sanciones a la isla presionando hasta buscar asfixiarla por un cambio de sistema político, pluripartidismo y un modelo más cercano al estadounidense.

Rubio es uno de los más duros críticos de la isla y de los sectores progresistas de América Latina. Desde su posición cercana a la Casa Blanca y a Trump fomentó medidas contra Cuba que van desde la limitación de vuelos comerciales a multas y procesos judiciales a empresas de otros países para amedrentarlas de operar en la nación caribeña.

Nacido en Miami de padres cubanos, el senador de 48 años fue candidato presidencial republicano antes de apoyar a Trump en 2016 y desde su nuevo puesto como líder interino del Comité de Inteligencia del Senado --anunciado el lunes-- tendrá acceso a información altamente sensible y los secretos mejor guardados de Estados Unidos.

“Es una persona conocida por la manipulación política y los intereses políticos a la hora de actuar...conocido por filtrar información que ha obtenido de manera privilegiada”, agregó Fernández de Cossio.

La última confrontación de la isla con Washington data de apenas dos semanas, luego de que la embajada de Cuba en esa ciudad fuera tiroteada por un hombre y el gobierno estadounidense no se pronunciara al respecto ni diera a conocer los avances de la investigación. Según Cuba, se trató de un acto “terrorista” fogueado por el discurso “guerrerista” de Trump y Rubio, al tiempo que insinuó que el tirador tuviera vínculos con anticastristas radicales y exigió una investigación profunda.

Por el contrario, medios de prensa de La Florida y en documentos públicos a la hora de su arresto se consideró al atacante como un presunto enfermo mental. Su esposa afirmó que había recibido atención psiquiátrica.

Además, la semana pasada, el Ejecutivo estadounidense envió una notificación al Congreso incluyendo a Cuba entre las naciones que no cooperan con la política antiterrorista de Estados Unidos argumentando entre otros que la isla rechazó entregar a Colombia a líderes guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) luego de unos fallidos diálogos de paz.

“Estados Unidos hizo esto como parte de una movida política demandada por los enemigos de nuestro país y tenía que encontrar algún pretexto y utilizó la presencia del ELN en Cuba", consideró el diplomático. "Cuba se involucró en este proceso por pedido expreso del gobierno de Colombia y de la fuerza guerrillera. Cuba no se invitó a si misma".

Fernández de Cossio también evaluó como positiva la cercanía de las próximas elecciones en Estados Unidos, pues aunque el resto del mundo sobre todo América Latina no vota, por el poderío de esa nación “tiene impacto en el resto del mundo” y también en Cuba.

“Nosotros suponemos que unas elecciones en que haya un cambio de gobierno es un signo positivo”, expresó el diplomático. “En Estados Unidos ha crecido el sentimiento a favor de una relación normal con Cuba y el sentimiento de ponerle fin a esta política impuesta y artificial de adversidad de enemistad con Cuba incluido el bloqueo económico”.

“De existir un gobierno en los Estados Unidos no comprometido, como lo está el actual, con un grupo pequeño de personas que han logrado monopolizar la política hacia nuestro país y que han logrado ubicarse en posiciones determinante en el gobierno, debe haber un cambio positivo”, manifestó.

———————

Andrea Rodríguez está en Twitter: www.twitter.com/ARodriguezAP