Asamblea dela OEA: EE.UU. y Canadá impulsan una resolución y Almagro pidió una nueva elección en Nicaragua

·3  min de lectura
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, enfrenta fuertes críticas y repudio por las elecciones del domingo pasado
CESAR PEREZ

WASHINGTON.- Por primera vez en varios años, Venezuela dejó ser la protagonista excluyente de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Nicaragua ocupó este año ese lugar, luego de unas elecciones presidenciales que generaron un amplio rechazo internacional y fueron tildadas de “farsa” y “pantomima” y le permitieron a Daniel Ortega arraigar su deriva autocrática y obtener un cuarto mandato consecutivo. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo que la solución a la crisis nicaragüense es una elección legítima, “sin presos políticos”.

Un grupo de países que incluye a Estados Unidos y Canadá elaboró un proyecto de resolución para condenar las elecciones en Nicaragua y declarar “que no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática”, según un borrador al que accedió LA NACION. El texto, que aún puede sufrir modificaciones, podría ser votado esta misma semana.

Almagro dijo en una conferencia de prensa antes del inicio de la 51º Asamblea General, que este año volverá a ser virtual por la pandemia del coronavirus, que dependerá de los miembros de la organización si se invoca la Carta Democrática Interamericana, que le exige a las naciones preservar y defender la democracia en el hemisferio.

Un ciudadano nicaragüense sostiene un cartel durante una protesta contra el presidente Daniel Ortega en la Plaza de la Constitución en la Ciudad de Guatemala, el domingo 7 de noviembre de 2021. Ortega busca un cuarto mandato consecutivo contra un campo de candidatos poco conocidos, mientras que aquellos que podrían haberle dado un verdadero desafío se sientan en la cárcel. (AP Foto/Moises Castillo)
Un ciudadano nicaragüense sostiene un cartel durante una protesta contra el presidente Daniel Ortega en la Plaza de la Constitución en la Ciudad de Guatemala, el domingo 7 de noviembre de 2021. Ortega busca un cuarto mandato consecutivo contra un campo de candidatos poco conocidos, mientras que aquellos que podrían haberle dado un verdadero desafío se sientan en la cárcel. (AP Foto/Moises Castillo)


Un ciudadano nicaragüense sostiene un cartel durante una protesta contra el presidente Daniel Ortega en la Plaza de la Constitución en la Ciudad de Guatemala, el domingo 7 de noviembre de 2021. Ortega busca un cuarto mandato consecutivo contra un campo de candidatos poco conocidos, mientras que aquellos que podrían haberle dado un verdadero desafío se sientan en la cárcel. (AP Foto/Moises Castillo)

“La OEA, la Secretaría General, la Asamblea General, el Consejo Permanente siempre han estado dispuestos a apoyar un proceso electoral limpio transparente justo en Nicaragua y ese es el camino hacia adelante, un proceso electoral sin presos políticos, un proceso electoral en el cual estén dadas las máximas garantías en función de los estándares que plantea la OEA”, dijo Almagro.

Ayer, Almagro, cuya gestión ha sido duramente criticada por el gobierno de Alberto Fernández, había dicho que las elecciones de este último domingo, que tuvieron un bajísimo nivel de participación y en las que Ortega obtuvo la gran mayoría de los votos, fueron ilegítimas. Ortega ha detenido a casi 40 rivales políticos bajo cargos de traición y ataques a la soberanía nicaragüense, una ola de detenciones que fue condenada por dos resoluciones del Consejo Permanente de la OEA que la Argentina se abstuvo de respaldar. Un informe de la Secretaría de Fortalecimiento de la Democracia de la concuyó que Nicaragua “ha atravesado una violenta erosión democrática” que ha conducido “al quiebre de su régimen democrático”.

“La comunidad internacional debe exigir la anulación de las elecciones del domingo 7 de noviembre, y hacer un llamado a la celebración de un nuevo proceso electoral, con garantías, observación electoral y verdadera competencia electoral. Nicaragua debe implementar las recomendaciones que se han hecho en distintas instancias internacionales, para tener elecciones genuinas y auténticas, que permitan reestablecer las libertades y el estado de derecho, y únicamente a través de esa vía recuperar la democracia ya pérdida”, indica el informe presentado por la OEA.

Luis Almagro, secretario general de la OEA /JUAN MANUEL HERRERA
Luis Almagro, secretario general de la OEA /JUAN MANUEL HERRERA


Luis Almagro, secretario general de la OEA /JUAN MANUEL HERRERA

Las primeras sesiones del encuentro virtual mostraron el choque de posturas que dominará la asamblea general. Nicaragua defendió la elección y pidió respetar su soberanía, mientras que los delegados de un amplio número de países, entre ellos, varias naciones europeas como Alemania, Italia, Suiza, o los Países Bajos que participan del encuentro rechazaron la legitimidad de los comicios.

“Votamos libres, libres de presiones, libres de chantajes, votamos libres y seguiremos votando libres”, dijo el embajador nicaragüense, Arturo McFields, durante una reunión virtual previa al inicio de la Asamblea General.

Apegado al discurso sandinista, McFields cuestionó los “planteamientos neocolonialistas e intervencionistas” de otros países respecto de las elecciones.

“Queremos reiterar que en Nicaragua votan los nicaragüenses y eso merece respeto, y tiene que ser respetado. Aunque sigamos viviendo en visiones de una América retrógrada, estamos en una América renovada, no podemos ver al pasado y entremeternos en asuntos de soberanía”, dijo el embajador.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.