Asalto. Píparo fue víctima de un robo y minutos después arrolló a motociclistas

LA NACION
·5  min de lectura

La legisladora bonaerense Carolina Píparo fue víctima de motochorros durante la madrugada de Año Nuevo. Fuentes policiales confirmaron el asalto sufrido por la diputada que en 2010 había sido baleada durante una salidera bancaria, circunstancia en la que murió el hijo que nació en mediante una operación cesárea de emergencia.

Pocos minutos después del robo ocurrido a las 2.30 de ayer, Píparo y su esposo Juan Ignacio Buzali, siguieron a un grupo de motociclistas ante la sospecha que se trataba de aquellos que le habían apuntado con un arma de fuego y colisionaron con su automóvil a uno de esos rodados. Dos jóvenes resultaron heridos por la caída en un suceso que se investiga por separado al asalto.

En el primer incidente, personal de la división motorizada de la policía bonaerense fue notificado por la legisladora sobre el robo ocurrido en ese lugar, la calles 47, entre 15 y 16, en la ciudad de La Plata. Píparo contó que allí, frente a la casa de familiares, fue amenazada por seis motochorros que se movilizaban en tres rodados y que estos le quitaron $20.000 y un celular Iphone. Por ese robo tomó intervención en ese momento la fiscalía N° 9 y los policías iniciaron la búsqueda de los sospechosos, mientras la damnificada y su esposo se dirigieron a la comisaría 1a. de La Plata para realizar la presentación formal de la denuncia.

En ese trayecto, la pareja observó a un grupo de motociclistas con características similares a los que habían protagonizado el robo. Píparo aseguró que se comunicó con el 911 para indicar que se había cruzado con los sospechosos y persiguió junto a su marido a esas motocicletas. La legisladora relató que en un momento se sintieron rodeados por cinco parejas de motociclistas y que embistieron a uno de los rodados para alejarse del lugar. Los policías encontraron en la calle 21, entre 38 y 39, a dos jóvenes de 23 y 17 años que aseguraron haber sido arrollados por un vehículo que los perseguía. Antes de ser trasladados a un hospital por allegados, esos heridos indicaron, incluso, que su motocicleta fue arrastrada varias cuadras por ese automóvil, conducido por Buzali.

Mientras el robo a la legisladora es investigado por la fiscalía N° 9, las heridas sufridas por los motociclistas dio origen a otro expediente, que es seguido por la fiscalía N° 17, que caratuló la causa como lesiones leves.

"Si se trata de las personas que me robaron, lo tendrá que investigar la Justicia. Yo no los salí a buscar, me crucé con las personas que pensé que había sido", dijo Píparo en declaraciones periodísticas. Y agregó: "No quería detener a nadie, yo no los quería perder de vista y que la policía pudiese agarrarlos, por eso llamé al 911".

Diez años del narcojet. Secretos del vuelo a Barcelona con 944 kilos de cocaína

También aseguró la legisladora que no se detuvieron en el momento de arrollar a los motocilistas -que a su entender eran los motochorros que poco antes la habían amenazado con armas- porque junto con su esposo sintieron temor por sus vidas por lo que buscaron alejarse.

"Éramos doce amigos en seis motos. Somos todos de la zona de Abasto y vinimos a La Plata a ver la quema de muñecos. Yo venía atrás y vi el momento en el que el auto Fiat atropelló a Luis, que venía con otro amigo, y los dos salieron despedidos", explicó a los investigadores uno de los testigos de ese incidente, según su testimonio al que tuvo acceso Télam.

Los investigadores intentan determinar, mediante las grabaciones de cámaras de seguridad, si ese grupos de motociclistas perseguido por Píparo y su esposo tenían relación o no con los motochorros que asaltaron a la legisladora.

Sangrienta salidera bancaria

El 29 de julio de 2010 Píparo concurrió junto a su madre, María Ema, a retirar dinero de la sucursal del Banco Santander Río ubicado en la avenida 7 y calle 42, en la capital provincial.

Una vez que se hizo con 10.000 dólares y 13.000 pesos se dirigió en auto a su casa de calles 21 y 36 sin advertir que una banda de delincuentes la seguía.

Al bajar del auto, Píparo fue sorprendida por dos "motochorros", uno de los cuales la tiró al piso, le pegó un culatazo en la cabeza y, pese a robarle el dinero, le efectuó un disparo.

Tras el asalto, la víctima fue trasladada al Hospital de Gonnet donde los médicos le practicaron una cesárea de la que nació su hijo Isidro, aunque debido a las heridas que había sufrido la madre, murió una semana después.

"Dejate de joder con Carbón Blanco". Amenazan a funcionarios judiciales que investigan el lavado de dinero del narcotráfico

En marzo del 2013 el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de La Plata inició el juicio a los siete acusados de conformar la banda que la había asaltado.

Por unanimidad, el TOC 2 condenó a prisión perpetua a Carlos Moreno, Miguel "Pimienta" Silva (quien murió en el 2018), Luciano López, Juan Manuel Calvimonte y Carlos Jordán Juárez, a los que les imputó el delito de "tentativa de homicidio criminis causa" en perjuicio de Píparo y "homicidio criminis causa" por la muerte de su bebé Isidro.

Tras la apelación de las defensas, el Tribunal de Casación bonaerense cambió la carátula de "homicidio criminis causa" a "homicidio en ocasión de robo" y redujo la pena de los cinco condenados a entre 23 y 25 años de prisión.