Asaltante al Capitolio de EEUU se declara culpable

·2  min de lectura
Fotografía de archivo del 6 de enero de 2021 donde aparece Jacob Chansley (derecha) participando en el asalto al Capitolio estadounidense en Washington. (AP Foto/Manuel Balce Ceneta, Archivo)

PHOENIX (AP) — Un hombre que apareció sin camisa, la cara pintada y portando un casco con cuernos durante el asalto al Capitolio en Washington se declaró culpable el viernes y solicitó quedar en libertad a la espera de juicio.

Jacob Chansley, quien fue fotografiado en el pleno del Senado con un asta unida a una lanza durante el alzamiento del 6 de enero, podría ser sentenciado a entre 41 y 51 meses de cárcel, indicó la fiscalía.

El individuo, apodado “El chamán del movimiento QAnon” ha estado en la cárcel desde que fue arrestado hace ocho meses.

Antes de pronunciar palabra en el tribunal, el juez lo declaró competente para ser enjuiciado, luego de que fue trasladado a Colorado para ser sometido a pruebas psiquiátricas. Su abogado, Albert Watkins, afirmó que el confinamiento solitario al que Chansley fue sometido en la cárcel lo afectó mentalmente pero que se recuperó en Colorado.

“Aprecio mucho que el tribunal haya estado dispuesto a evaluar mis vulnerabilidades mentales”, declaró Chansley, quien se declaró culpable del cargo de obstruir un procedimiento oficial.

El juez federal Royce Lamberth sopesará el pedido de Chansley de quedar en libertad a espera de juicio, que fue fijado para el 17 de noviembre.

Chansley fue uno de los primeros entre los fanáticos del entonces presidente Donald Trump en entrar al Capitolio. Gritó con ayuda de un megáfono, posó para fotos y espetó groserías contra el entonces vicepresidente Mike Pence, a quien calificó de traidor a la patria.

Chansley incluso le escribió una nota a Pence: “Es sólo cuestión de tiempo, llegará la justicia”. También publicó en las redes sociales un mensaje con el que exhortó a llevar a la horca a los “traidores”.

La imagen de Chansley descamisado, con la cara pintada y con un casco de cuernos, gesticulando como si estuviera aullando, fue una de las más emblemáticas de la agresión ultraderechista contra la sede legislativa estadounidense.

Chansley está entre unas 600 personas acusadas formalmente por participar en el asalto, que buscaba impedir la certificación de la victoria electoral del hoy presidente Joe Biden. Otras 50 personas de han declarado culpables, la mayoría de ellas de delitos menores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.