Asado en Chapadmalal: Alberto Fernández instó a funcionarios e intendentes a defender el Gobierno y competir en las PASO

Alberto Fernández con ministros e intendentes en Chapadmalal
Alberto Fernández con ministros e intendentes en Chapadmalal

Alberto Fernández aprovechó el aire de mar para activar el año electoral. En un asado en el complejo de Chapadmalal junto con Axel Kicillof, funcionarios nacionales e intendentes bonaerenses, el Presidente arengó a la tropa del Frente de Todos a defender la gestión del Gobierno y a militar “la unidad en la diversidad”. Les transmitió, además, que todo el que quiera puede valerse de las PASO para competir en los comicios de este año. “Boleta para todos”, aseveró uno de los presentes en el encuentro de verano.

“Alberto arengó a militar la unidad en la diversidad y dijo que cada compañero que lo desee se puede presentar en internas con el firme compromiso de cumplir con la máxima peronista: el que gana conduce, el que pierde acompaña”, dijo un funcionario que escuchó al jefe de Estado.

Otro de los comensales agregó: “Pidió defender al Gobierno. Que no se compren el discurso de que todo está mal. Reconoció que hubo tres años de mucho desgaste interno que nos hizo mal y pidió trazar una raya de acá en adelante”. Los que participaron del asado con el Presidente se fueron con la impresión de que Fernández está “acelerando” la gestión y que pretende mostrarse con “fuerza” para encarar el año de los comicios.

Fernández viajó a Mar del Plata, en plena temporada de verano, para anunciar una Asignación Universal por Hijo (AUH) para niñas, niños y adolescentes sin cuidados parentales que viven en dispositivos de cuidado residencial o familiar. Tras cumplir con la agenda oficial, el Presidente se vistió con jeans y chomba para hacer de anfitrión de un asado al que asistieron 17 intendentes del conurbano y del interior de la provincia de Buenos Aires, además del gobernador bonaerense y un puñado de funcionaros nacionales de perfil político.

Hasta Chapadmalal viajaron los intendentes Lucas Ghi (Morón), Facundo Diz (Navarro), Julio Zamora (Tigre), Patricio Mussi (Berazategui), Fabian Cagliardi (Berisso), Andrés Watson (Florencio Varela), Mario Secco (Ensenada), Sebastián Ianantuony (General Alvarado), Carlos Rocha (General Guido), Juan Manuel Álvarez (General Paz), Gustavo Barrera (Villa Gesell), Julio César Marini (Benito Juárez), Ricardo Moccero (Coronel Suárez), Esteban Acerbo (Daireaux), Roxana Sotelo (Monte Hermoso), José Luis Horna (Roque Pérez), Gustavo Cocconi (Tapalqué).

El Presidente le dio la palabra a cada uno y cerró el encuentro con un discurso. Los jefes comunales admitieron que perciben en sus terruños un “mejor humor social”, aunque también admitieron que el peronismo corre desde atrás para dar la batalla electoral.

“Fue muy buena reunión, estuvo plasmada la diversidad del Frente de Todos, calentando los motores para el año electoral”, dijo uno de los asistentes. Junto a Fernández estuvieron los ministros Victoria Tolosa Paz (Desarrollo Social), Santiago Maggiotti (Desarrollo Territorial y Hábitat), Santiago Cafiero (Cancillería) y Gabriel Katopodis (Obas Públicas). También el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello y el embajador en Brasil, Daniel Scioli, que aprovechó su tradicional caminata marplatense para hacer el “Bristol Test”, una suerte de “focus group” veraniego.

Tanto Scioli como Manzur tienen ambiciones a dar la pelea electoral por la Presidencia. Aunque ambos dicen en sus conversaciones políticas privadas que lo harán únicamente si Fernández desiste de ir por la reelección, para representar el ala moderada de la coalición. El rompecabezas electoral todavía está lleno de incógnitas.

Por lo pronto, durante el asado de Chapadmalal, Fernández se ocupó de resaltar su gestión con “datos de crecimiento, empleo, obras, viviendas”, dijo uno de los comensales. “También habló de lo que falta”, agregó. El Presidente está obsesionado por valorizar su gestión, con la certeza de que sus principales socios políticos no lo defenderán en público.

Del anuncio de la nueva AUH había participado la titular de la Anses, la camporista Fernanda Raverta, quien al tomar el micrófono se ocupó de valorizar las gestiones de sus jefes políticos, Néstor y Cristina Kirchner. La funcionaria, que desde hace tiempo aspira a la intendencia de Mar del Plata, no se quedó al almuerzo con el jefe de Estado.

Sí, en cambio, participó Kicillof. “Se mostró con buena onda con Alberto. Hizo, como siempre, un panorama de la situación económica y se mostró con vocación de ir por otro mandato”, observó uno de los comensales.

El gobernador bonaerense está decidido a pelear por su reelección y, pese a que hay intendentes que no comulgan con su estilo de conducción, por ahora se perfila como candidato único, con el aval de Cristina Kirchner. “¿Quién puede a discutirle a Axel que vaya por otro mandato? Es el que mejor mide”, se sinceraron en las últimas horas en un ministerio nacional.