El Arzobispado de Buenos Aires niega "delitos o negociados" administrativos

·2  min de lectura

Buenos Aires, 4 may (EFE).- El Arzobispado de Buenos Aires negó este miércoles la existencia de "delitos o negociados" en la administración de la archidiócesis luego de que un periódico argentino publicara una nota sobre una auditoría efectuada por una comisión vaticana.

En un comunicado, el arzobispado, que preside el cardenal primado de Argentina, Mario Aurelio Poli, confirmó que en octubre pasado el prelado recibió a miembros de la Congregación para el Clero del Vaticano "para informarse sobre el proceso sinodal y la mayor participación de agentes pastorales en el marco sinodal que está caminando la arquidiócesis, incluyendo los aspectos administrativos y económicos".

"Durante la visita, la administración arquidiocesana puso a disposición toda la documentación contable, y en ningún caso se detectaron delitos o negociados. Al concluir, exhortaron a mejorar los procesos en la toma de decisiones en lo referente a la administración de los recursos económicos al servicio de la evangelización", añadió el arzobispado.

El comunicado fue difundido luego de que este martes el diario Clarín, de Buenos Aires, publicara una nota en la que sostuvo que la "auditoría" realizada por la Congregación para el Clero fue ordenada por el propio papa Francisco luego de que llegaran a Roma "rumores" sobre presuntas transacciones (ventas y alquileres de inmuebles) que "no estaban observando las normas" establecidas por la Iglesia.

Según el periódico, la auditoría no menciona operaciones concretas, pero sí objeta la falta de conformación y puesta en funcionamiento del Colegio de Consultores y del Consejo de Asuntos Económicos de la archidiócesis, a cargo de supervisar las transacciones, y recuerda que cuando el monto supera los 300.000 dólares se debe consultar a la Santa Sede.

De acuerdo con la nota periodística, mediante una carta firmada por el prefecto y el secretario de la Congregación para el Clero, los arzobispos Lazzaro You Heung-Sik y Andrés Ferrada Moreira, respectivamente, el Vaticano le pidió a Poli que "se limite a realizar únicamente aquellas transacciones económicas estrictamente necesarias, intentando en la medida de lo posible no enajenar más activos".

Además, según Clarín, le solicitaron al cardenal que excluya de "encargos y responsabilidades, incluso informales, en la gestión administrativa" al presbítero Martín Bracht, párroco de una iglesia en la capital argentina, por "una dudosa transparencia en sus acciones".

Poli, de 74 años y sucesor de Jorge Mario Bergoglio al frente de la Iglesia católica en Buenos Aires, tiene previsto reunirse este jueves con Francisco en Roma.

Según el comunicado del Arzobispado, Poli "se encuentra de viaje en Roma a causa de diferentes reuniones y encuentros por su condición de cardenal, que fueron pospuestos a causa de las limitaciones debidas a la pandemia, incluso una audiencia con el papa Francisco que el mismo cardenal Poli pidió al Santo Padre".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.