Artista de Oaxaca explora las posibilidades del blanco y negro

OAXACA, Oax., noviembre 15 (EL UNIVERSAL).- El pasado 11 de noviembre José Alberto Canseco inauguró su exposición "Trazo Vegetal" en Nodo Estudio Visual. La obra del artista oaxaqueño es una búsqueda o exploración del blanco y negro con dibujos realizados con carboncillo sobre papel, pero que mantiene el realismo que lo caracteriza como pintor.

Su trabajo está conformado por 10 piezas en diferentes formatos; algunos de ellos miden 70 por 100 centímetros, dimensión considerada grande para el dibujo.

En José Alberto Canseco el óleo, el color y el realismo, son una constante en su obra. El dibujo al carbón era algo que hacía anteriormente a sus pinturas con óleo; sin embargo, lo había dejado un poco olvidado hasta ver las obras de amigos pintores como José Ángel Santiago y Alfonso Barrera, que trabajan con esta técnica.

"Me emocionó y motivó a realizar mi propia búsqueda de trabajar en blanco y negro, dejar el color, un poco como ejercicio. Empezó como un tipo de ejercicios para soltar la mano. Cuando uno está pintando, el detalle es muy minucioso, muy finito, muy controlado y el carbón es más libre, más gestual, entonces hacía ejercicios en la mañana de dibujos con carbón.

"Esos ejercicios cuando pensé la exposición de Nodo, se fue transformando, ya no fue el dibujo gestual. Se fue acercando más a mi trabajo como precisó, minucioso, detallista, en el cual me caracteriza un poco, el trabajo de plantas, realista, naturalista".

La obra de José Alberto Canseco se caracteriza también por los detalles mínimos y que van desde el elemento más pequeño al más grande, así como plasmar plantas. Su intención no es representar tanto a las plantas en un realismo puro, trata sí de mostrar todos sus detalles y buscar la abstracción en la forma.

"Muchas veces y lo digo cuando doy clases de dibujo es como hacer ejercicios de observación de contemplación. Mi obra es eso, contemplación, lo minucioso".

También afirma que le encanta la idea de hacer una obra abstracta a partir de algo demasiado figurativo, al que confiesa como parte de su vida como artista. En su obra parte de lo figurativo para posteriormente perder forma en la escala en la que se trabaja.

El artista responde no saber qué le atrae del realismo, pero desvela que como estudiante en el bachillerato su deseo era estudiar Biología, ser un biólogo. Incluso concursaba en las olimpiadas de conocimientos y en esa materia siempre le iba muy bien. Después surgió su interés en ser explorador y quizá en un fotógrafo de National Geographic.

Pero al final de cuentas conoció el arte y de inmediato pensó que eso era lo suyo y por mucho tiempo se dedicó a ello, sin pintar a la naturaleza que ahora identifica a su obra, o sin la biología; pero esa necesidad de querer volver a la exploración de la naturaleza y de las plantas, seguía ahí.

"Gracias, principalmente a dos maestros que tuve, que me ayudaron a reconocerme y encontrarme de nuevo y de ahí me fui hacia el realismo, porque me siento como un ilustrador científico. No lo soy, no creo que mi obra sea así, pero sí me siento como alguien que estudia una planta, que intenta estudiarla a la perfección".

La muestra "Trazo Vegetal" estará expuesta hasta el próximo 14 de diciembre de 2022 en las instalaciones de Nodo Estudio Visual, en el centro histórico de la ciudad de Oaxaca.