Artista ganadora de un Grammy celebra la herencia haitiana con actuación en Miami

·5  min de lectura

Radio Haití-Inter era la voz del pueblo. Lanzada a finales de la década de 1950, fue la primera emisora de radio independiente de Haití que informaba críticamente sobre los regímenes opresivos del país, la corrupción y la vida de su gente, todo en creole, no en francés.

Pero poco después que su líder, el periodista Jean Dominique, fue asesinado, la emisora enmudeció.

Más tarde, la Universidad Duke adquirió los archivos de Radio Haití-Inter para preservar esta pieza de la historia haitiana. Ahora, unos 20 años después, durante el Mes de la Herencia Haitiana, una artista musical haitianoamericana da nueva vida a los archivos de Radio Haiti-Inter en una actuación en Miami Shores.

El viernes, la cantante Leyla McCalla protagoniza Breaking the Thermometer to Hide the Fever (Rompiendo el termómetro para ocultar la fiebre), una actuación multidisciplinaria que combina música en vivo, danza, material de archivo y grabaciones para contar una historia sobre el patrimonio, el orgullo y la historia haitianos. Mientras McCalla toca el banjo y canta en creole, una bailarina se mueve al ritmo de la música y una proyección de video reproduce imágenes de la vida haitiana.

McCalla, una mujer renacentista de los instrumentos de cuerda, toca el banjo, el violonchelo, la guitarra y canta durante el espectáculo en el Miami Theater Center. La actuación coincide con el lanzamiento de su álbum homónimo, su más reciente proyecto en solitario tras separarse de la banda de cuerdas Carolina Chocolate Drops, ganadora de un Grammy.

Como hija de destacados activistas haitianos, McCalla dijo que creció sintiéndose atrapada entre Estados Unidos y Haití. Mientras se preparaba para la actuación, el Miami Herald se puso al día con McCalla sobre Breaking the Thermometer y cómo le ayudó a explorar y celebrar su “haitianidad”. (Esta entrevista fue editada para mayor brevedad y claridad).

La artista musical Leyla McCalla (a la derecha), fotografiada con una bailarina, representará en el Miami Theater Center la obra multidisciplinaria Breaking the Thermometer to Hide the Fever. La actuación incluirá música, danza y material de archivo inspirado en la herencia haitiana.
La artista musical Leyla McCalla (a la derecha), fotografiada con una bailarina, representará en el Miami Theater Center la obra multidisciplinaria Breaking the Thermometer to Hide the Fever. La actuación incluirá música, danza y material de archivo inspirado en la herencia haitiana.

P: ¿Qué inspiró Breaking the Thermometer? ¿Cómo empezó este proyecto?

R : La Universidad Duke se puso en contacto conmigo en 2016. La biblioteca había adquirido recientemente el archivo de Radio Haiti, y realizaban una serie en la que emparejaban a un artista con una colección de archivos y le encargaban la creación de un espectáculo multimedia. Te dan rienda suelta para crear lo que quieras.

Así que me encargaron que creara un performance basada en el archivo de Radio Haiti, y fue un viaje realmente increíble para explorar la historia haitiana de finales del siglo XX. El trabajo de esta emisora de radio, el legado de estos periodistas, me animó a reflexionar sobre muchas de mis propias preguntas respecto a mi condición de haitiana. Breaking the Thermometer to Hide the Fever es la manifestación de toda esta investigación.

¿De dónde viene el nombre?

Viene de una cita de Jean Dominique. Describía la prensa independiente como el termómetro del pueblo. Puedes romper el termómetro, pero no ocultará la fiebre.

¿Qué puede esperar el público?

Voy a ser yo, tocando el violonchelo, el banjo y la guitarra y cantando en el escenario, acompañada por dos percusionistas. Sean Myers toca la batería y Markus Schwartz los tambores haitianos, el tanbou. Contamos con una coreógrafa y bailarina increíble llamada Sheila Anozier, que baila, actúa, canta y cuenta historias.

Y habrá muchas imágenes de archivo, tanto de la emisora de radio como de Haití, escenas de Haití, Haití durante el Carnaval. Quería crear algo que mostrara la profundidad y la belleza de Haití.

¿Qué aprendió sobre Haití durante la investigación? ¿Qué aprendió sobre usted misma?

Lo que más aprendí es la forma en que la política de Estados Unidos afecta a Haití y la forma en que Haití luchó por su soberanía. Desde sus inicios, Haití es un lugar que realmente ha luchado por su soberanía debido a diferentes dinámicas de poder en el mundo que son disfuncionales y coloniales.

Me di cuenta que hay muy pocas descripciones matizadas de Haití en los medios de comunicación estadounidenses. Esto ha formado parte de mi vida al crecer como estadounidense, sintiéndome desgarrada entre estas dos identidades y sintiendo que no pertenezco a ninguna de ellas. A través de esta obra, he aprendido que pertenezco a ambos lugares. Estoy aprendiendo a asumirlo en mi práctica artística.

¿Cómo fue crecer entre dos identidades?

Mis padres han estado muy implicados en los derechos humanos de los haitianos. Haití siempre formó parte de mi conciencia.

Cuando viajé a Haití de pequeña, me sentí muy “otra”. Podía ver que había una diferencia de clase, y podía ver que venía de un lugar de privilegio como niña estadounidense. Y luego, cuando crecí en Nueva Jersey, en Estados Unidos, también me sentí “otra”. Parte de eso es la negritud, parte es mi condición de haitiana y tener que definir por mí misma lo que significa ser una mujer afroamericana.

Hay muchos puntos de llegada en este tipo de viajes. Creo que toda esta investigación que hice sobre Haití está llenando muchas de las lagunas de mi conocimiento. Nací en 1985, unos meses antes de la caída del régimen de Duvalier, así que hay momentos en los que puedo ver la edad que tenía cuando estas cosas estaban sucediendo históricamente. Me ayuda a entender mejor de dónde vengo.

Actúa en Miami, que alberga una importante comunidad haitiana. ¿Qué espera que los miamenses se lleven de la obra?

Espero que la gente de Miami y de fuera se lleve que Haití es un lugar hermoso. Es un lugar complejo y lleno de matices, al igual que Estados Unidos. Espero que ayude a deconstruir algunos de los estereotipos y la estigmatización que la gente tiene de los haitianos.

También espero que la gente se dé cuenta de que la lucha por la soberanía política, por la democracia, por la libertad de expresión, por una prensa independiente, que ninguna sociedad es inmune a esas luchas. En muchos sentidos, creo que estamos luchando con eso como sociedad en Estados Unidos. Obviamente, lo estamos viendo en Ucrania y en Rusia, donde muchos medios de comunicación independientes han pasado a la clandestinidad.

Este estudio de caso de Haití es en realidad una situación muy global, y todos estamos conectados a estas luchas de alguna manera, nos demos cuenta o no.

Si va

Qué: Breaking the Thermometer to Hide the Fever, por Leyla McCalla

Cuándo: El 6 de mayo a las 8 p.m.

Dónde: Miami Theater Center. 9806 NE 2 Avenue, Miami Shores, FL, 33138

Entradas: $25

Información: https://liveartsmiami.org/events/leyla-mccalla/

Este artículo fue producido con el apoyo financiero de The Pérez Family Foundation, en asociación con Journalism Funding Partners, como parte de un programa de becas de periodismo independiente. El Miami Herald mantiene el pleno control editorial de este trabajo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.