Bruguera, Premio Velázquez: El galardón es un zarpazo para el régimen cubano

·4  min de lectura

Madrid, 4 nov (EFE).- Tania Bruguera se ha alzado hoy con el Premio Velázquez 2021 por su trabajo artístico con sello político y reivindicado, que le han convertido en voz crítica contra el Gobierno de La Habana. Por eso este galardón sabe doblemente bueno: "Es -afirma- un zarpazo contra el régimen cubano".

El galardón, explica en una entrevista telefónica con Efe, es un reconocimiento a su carrera -siempre cerca de la performance- pero también a todos los artista cubanos que, "pese a la represión y el abuso", siguen trabajando "de forma honesta y pensando en el bien del pueblo cubano".

Bruguera, que ha desplegado sus perfomances en la Sala de Turbinas de la Tate o en el MoMA, se marchó hace unos meses de Cuba para trabajar como profesora asociada en la Universidad de Harvard.

Aceptó el trabajo, indica, a cambio de que liberaran a un grupo de presos en la órbita del 27N, un grupo de intelectuales críticos con el régimen de la isla al que pertenece y cuyos integrantes han sufrido "una tremenda represión política, a veces inhumana".

Ella misma estuvo varios meses en arresto domiciliario y la han detenido en numerosas ocasiones, pero pese a ello no descarta volver a la isla: "Nunca he dicho que me fuera a ir permanentemente, el Gobierno cubano está malacostumbrado a disponer de la vida de los cubanos, yo no voy a acatar su inconstitucionalidad".

La artista cubana valora muy positivamente el hecho de que una institución gubernamental española le haya concedido un premio de esta talla, aunque reconoce que cuando ha recibido la llamada del ministro español de Cultura, Miquel Iceta, pensaba que le gastaban una broma.

"Todos los gobiernos del mundo deberían de tratar al Gobierno cubano como lo que es, una dictadura", asevera.

Bruguera está convencida de que, hace años, el régimen castrista habría hecho todo lo posible para que no se le concediera el premio, de igual modo que intentan frenar activamente la carrera de todos los artistas independientes cubanos dentro y fuera de sus fronteras, pero su influencia, asegura, "ha mermado".

Alerta de que "la situación con los artistas cubanos es de extrema precariedad e inmensa vulnerabilidad. El Ministerio de Cultura de Cuba se cree que es el dueño y señor de los artistas"

La trayectoria de Bruguera se mueve en el campo de la performance que explora cuestiones como el poder y el control.

Aunque ha presentado su trabajo por museos, galerías y festivales de arte de todo el mundo y es una figura internacional muy reconocida, en su país ha sido detenida en varias ocasiones por su trabajo.

Poco después de que los entonces presidentes de Cuba y Estados Unidos Raúl Castro y Barack Obama anunciaran en 2016 la recuperación de las relaciones diplomáticas, Bruguera puso un micrófono en la Plaza de la Revolución para que los cubanos pudieran expresar sus sentimientos ante este nuevo clima político.

La obra se llamaba “Susurro de Tatlin #6” -hay variaciones de esta pieza en otras ciudades- y forma parte de lo que la artista encuadra dentro de “arte de conducta”, que completan los ciudadanos.

En otra ocasión, en la Bienal de La Habana en 2000 construyó un túnel en completa oscuridad por el que pasaban los espectadores y en el que había una pantalla con imágenes de Fidel Castro. Una vez que los ojos se acostumbraban a la poca luz, se podía ver personas desnudas, inmóviles.

Firme defensora de la intervención del arte en la sociedad y de su poder transformador, la artista sigue trabajando en esa línea y ahora mismo tiene dos proyectos en marcha.

Una exposición en Milán para conmemorar el 27 de Noviembre (aniversario del nacimiento del grupo 27N), y una genealogía de artistas cubanos "silenciados, vejados y maltratados" por el régimen dictatorial que quiere mostrar en la próxima documenta Kassel.

El Premio Velázquez, dotado con 100.000 euros, es uno de los más importantes del panorama artístico iberoamericano.

Todavía no sabe en qué los empleará, pero casi seguro que será en fomentar arte independiente cubano.

"Las personas que me conocen saben que todo el dinero que llega a mis manos es para el arte independiente cubano, este también lo será", subraya.

Por Celia Sierra

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.