Arroyo a cielo abierto. Se quedó sin financiamiento el proyecto que iba a cambiarle la cara al Parque Saavedra

·5  min de lectura
Por ahora, el Parque Saavedra no tendrá un arroyo a cielo abierto
Por ahora, el Parque Saavedra no tendrá un arroyo a cielo abierto - Créditos: @Alejandro Guyot / LA NACION

A un año del anuncio del plan de regeneración del arroyo Medrano, el gobierno porteño desistió en continuar con el proyecto luego de que cayera el sustento del Banco Mundial, el organismo internacional que iba financiarlo y del que dependían las obras. La iniciativa proponía crear un arroyo a cielo abierto en Parque Saavedra con el objetivo de reducir las inundaciones en la zona además de generar un atractivo para 75.000 vecinos que podrían acceder a una fuente de agua recreativa en un rango de 10 cuadras de sus casas.

A partir del anuncio se llamó a una licitación para realizar estudios de impacto ambiental y social y se convocó a audiencias públicas con el fin de discutir el plan. Además las autoridades porteñas realizaron encuestas vecinales y grupos de enfoque con los habitantes para conocer sus perspectivas y brindar los detalles del proyecto. La puesta en marcha fue rechazada por una parte de los vecinos de Saavedra, comerciantes y políticos de la oposición que argumentaron que tendría un solo “propósito paisajístico” y que no serviría para mitigar con eficacia una inundación. También cuestionaron que dividiría el parque en dos reduciendo el espacio verde.

Muchos vecinos se oponían al proyecto
Muchos vecinos se oponían al proyecto - Créditos: @Alejandro Guyot / LA NACION

El Banco Mundial confirmó a LA NACION que no se utilizarían los fondos de la entidad para ninguna actividad vinculada a la intervención del Parque Saavedra. Los vecinos que se opusieron al proyecto manifestaron que la decisión se tomó en base a las presentaciones que realizaron ante el banco para que el plan no prospere mientras que desde la Ciudad sostuvieron que se debió a que los plazos del Banco Mundial para disponer del dinero no se adaptaron al desarrollo del proyecto. Según consignaron, antes de iniciar las obras se requería de más tiempo para lograr la aprobación de los vecinos y explicarles los beneficios de tener un arroyo a cielo abierto.

La obra iba a ser financiada por el Banco Mundial como parte de un acuerdo de cooperación estratégica entre la ciudad de Copenhague y la Ciudad de Buenos Aires con el apoyo del Grupo de Liderazgo Climático C40 del que la Ciudad es parte. El mismo se ejecutaría desde la Secretaría de Transporte y Obras públicas.

Plazos

“Lamentablemente los plazos que maneja el Banco Mundial no pudieron adaptarse al desarrollo del proyecto del Reservorio del Arroyo Medrano. Desde el gobierno de la Ciudad se planteó la necesidad de seguir trabajando junto a los vecinos, un proceso que lleva tiempo y no se adecúa a los tiempos del organismo”, dijeron a LA NACIÓN desde la Secretaría de Transporte y Obras públicas. Por otro lado refirieron que el proyecto estaba ligado a los fondos del Banco por lo que hasta que no se consiga financiamiento no se va a avanzar con las obras.

En su momento la Ciudad había informado que trabajaría en la regeneración del arroyo Medrano a la altura del Parque Saavedra mediante la construcción de 530 metros de arroyo a cielo abierto. “Actualmente, el parque se encuentra más alto que las calles que lo rodean por eso la obra permitirá cambiar la pendiente de la superficie y generar un efecto positivo en la mitigación de inundaciones. Más de 200.000 vecinos del barrio se verán beneficiados y 75.000 tendrán un arroyo a cielo abierto a menos de 10 cuadras de su casa”, habían referido las autoridades porteñas al anunciar el proyecto hace un año.

Uno de los objetivos del proyecto era mitigar las inundaciones
Uno de los objetivos del proyecto era mitigar las inundaciones - Créditos: @Alejandro Guyot / LA NACION

El principal rechazo a la iniciativa provino de la Junta comunal de la Comuna 12 que votó por mayoría en contra de su avance. En los últimos dos meses, vecinos, asociaciones civiles, inmobiliarias y comerciantes de la zona se comunicaron con el Banco Mundial. Principalmente cuestionaron frente al organismo que, de acuerdo con ellos, el proyecto no mitigaría las inundaciones y que iba a tener un efecto sólo paisajístico. Sostuvieron que no se sanearía el cauce contaminado y se opusieron a que se construya una zanja artificial para hacer el arroyo a cielo abierto mientras que el Medrano permanecería entubado. Por último manifestaron que no fue consultado sobre el proyecto el Comité Interjurisdiccional de la Cuenca del Arroyo Medrano (CICOM) y que de concretarse las obras se reduciría el acceso al espacio verde a muchos vecinos.

Presentaciones

Las presentaciones fueron a su vez impulsadas con las firmas de políticos y agrupaciones de la oposición porteña, entre ellos la diputada del Frente Izquierda, Myriam Bregman y Gabriel Solano, diputado y dirigente del Partido Obrero; La Cámpora, Movimiento Evita, Peronismo Militante y Barrios de Pie también participaron del reclamo.

LA NACION se comunicó con los representantes del Banco Mundial sobre la razón de por qué no financiarán la obra. “El motivo es que la Ciudad va a extender el proceso de participación vecinal y eso implica que los plazos de ejecución y la fecha de cierre del proyecto se vuelven incompatibles. La obra no iba a poder ejecutarse antes de que finalice el plazo del préstamo, que es septiembre de 2023″, sostuvieron desde el Banco.

Desde la Secretaría de Transporte y Obras públicas de la Ciudad explicaron que pese a la baja del proyecto en Parque Saavedra van a continuar con el avance del Plan Hidráulico, en la medida que el financiamiento lo permita, para mitigar las inundaciones frente a un escenario de cambio climático que afecta la frecuencia e intensidad de las lluvias y produce un aumento del nivel de los cursos hídricos en la Ciudad. “Actualmente continúan las obras necesarias para aliviar la red de desagües y disminuir los riesgos de inundaciones en barrios de la Ciudad. Se está ampliando la Red Pluvial Secundaria de los arroyos Vega, Maldonado y Cildañez”, agregaron.