Arrimadas, la joven líder que podría tener la llave para investir a Sánchez

Silvia Pisani

MADRID.- "Si no es ella, ¿quién?". Retórica, la pregunta se repite desde hace días con la mira puesta en Inés Arrimadas, la ascendente "número dos" a quien se da como segura candidata a liderar la difícil etapa de Ciudadanos (Cs), el partido liberal que acaba de sufrir un monumental desplome en las recientes elecciones españolas.

"Voy a ser valiente y dar un paso al frente", dijo esta andaluza de 38 años que, posiblemente, tenga en sus manos una de las llaves para que el socialista Pedro Sánchez sea finalmente ratificado como presidente del gobierno español. Algo que, todavía, no tiene asegurado en el Parlamento nacional.

Arrimadas, una de las figuras femeninas más influyentes y respetadas en la vida política española, pasó unos días en silencio antes de anunciar su candidatura a la presidencia de la agrupación.

No era la crisis del partido lo que la amilanaba sino una cuestión personal: se enteró hace poco de que está embarazada de su primer hijo y eso significó un replanteo en su futuro inmediato. "Tengo que pensar muchas cosas", dijo, al confirmar la noticia.

Pero el feroz castigo del voto parece haber precipitado las cosas y ahora confirma su posición como candidata a reemplazar a Albert Rivera en la conducción de la agrupación.

Serio revés

Rivera renunció días atrás en forma indeclinable tanto "al liderazgo" del partido como a su banca de diputado y a la vida política.

Eso fue después de que en las elecciones del pasado día diez, Cs pasara de 57 a sólo 10 legisladores en el Congreso. Un derrumbe que significa que perdieron dos de cada tres votantes de los que tuvieron en abril pasado.

Muchos atribuyen la caída al giro a la derecha de la agrupación. Una estrategia que Rivera adoptó para "esquivar" el avance de la derecha radical de Vox.

Pero, pese a eso, al final Vox terminó comiéndose igual a buena parte de los votantes de Ciudadanos más inclinados a la derecha.

Cs retuvo sólo diez bancas. Pero esas diez bancas pueden ser cruciales para que Sánchez alcance finalmente la ratificación como presidente del gobierno.

En un primer momento, tanto Rivera como Arrimadas negaron el aporte de sus votos. Habrá que ver cómo sigue esa orientación.

El dato, en tanto, es el salto a primer plano de la joven mujer como nueva figura decisiva en la política nacional. "Me encuentro fuerte y valiente. Estaré a la altura de las circunstancias", dijo, en declaraciones públicas. "En las situaciones difíciles es cuando hay que dar ese paso", añadió.

Respaldo

En la misma ocasión confirmó que tiene el apoyo "mayoritario" de los referentes del partido para liderarlo.

Ciudadanos tiene fijado para marzo, mientras una mayoría ve a Arrimadas como la sustituta "natural" de Rivera, alguien difícil de sustituir tras haber liderado durante 13 años a la agrupación de la que fue cofundador y a la que llevó tanto a su mejor momento como a su peor derrota.