La Armada española se convirtió en una gran potencia gracias a una arriesgada táctica de ataque

·3  min de lectura

A lo largo de gran parte de la historia de la humanidad, una de las formas más comunes de llevar a cabo un enfrentamiento bélico entre distintas naciones era hacerlo por mar. Las batallas navales han sido protagonistas absolutas de numerosísimas guerras y muchas son las grandes gestas que se han conseguido luchando en el mar.

Pintura representado un enfrentamiento naval del siglo XVI entre las flotas española e inglesa (imagen vía Wikimedia commons)
Pintura representado un enfrentamiento naval del siglo XVI entre las flotas española e inglesa (imagen vía Wikimedia commons)

La Armada española fue, sin lugar a dudas, una de las más importantes y temidas potencias bélicasy muchos eran los enemigos que temían el momento de enfrentarse por mar contra los barcos españoles, debido a que, en numerosas ocasiones, los marinos hispanos salían victoriososgracias a sus valientes e inteligentes técnicas de ataque.

Durante varios siglos, la mayoría de tácticas navales durante una batalla consistían en realizar duelos artilleros entre los barcos, manteniéndose a cierta distancia y sin que hubiese una clara ventaja para ninguno de los dos contrincantes, saliendo beneficiado aquella armada que llevaba unos cañones más potentes y, sobre todo, tenía un mayor índice de acierto al disparar contra la nave rival.

Esta técnica podía realizarse de varios modos: por un lado estando estáticos los barcos de uno y otro bando e ir intercambiando disparos de cañón (siempre desde la distancia) y por el otro el que uno de los dos contrincantes (e incluso los dos) tras disparar moviesen sus barcos, con el fin de provocar que el cañonazo rival no acertase.

Pero, durante los siglos XVI y XVII, la Armada española recuperó una táctica de ataque naval que consistía en acercarse lo máximo posible a un barco enemigo, realizar un ataque con los hombre de infantería que llevaban a bordo, quienes disparaban sus mosquetes y lanzaban granadas de mano y a continuación, tras haber acabado con los marinos rivales que se encontraban en cubierta, procedían al abordaje.

Esta técnica de ataque fue bautizada como ‘guerra a la española’ y dio grandes triunfos navales a la denominada como ‘Armada Invencible’, pero en realidad no era una táctica que fuese novedosa sino algo que se había recuperado y que se consideraba como obsoleta por los rivales, ya que muchas naciones habían dejado de utilizar ese tipo de ataque desde la aparición de los cañones, ya que les suponía un menor riesgo luchar desde la distancia.

Los marinos españoles, orgullosos de su forma de batallar con la ‘guerra a la española’, decidieron denominar la forma de luchar de sus enemigos (que preferían el intercambio de disparos de artillería desde la distancia) como ‘guerra galana’.

Dicha denominación hacía una referencia a la forma de cortejo que se tenía en la época, en la que los hombres trataban de conquistar a las mujeres desde la distancia, lanzándoles algunas aduladoras palabras y sin acercarse demasiado hasta el momento en el que veían que estas ya iban a caer rendidas por su encanto.

Este ingenioso símil entre el galanteo (cortejo) hacia las damas y el ataque desde la distancia y sin arriesgar demasiado que realizaban algunos ejércitos navales europeos (como el británico, neerlandés o francés, entre otros), llevó a que los españoles bautizaran esas batallas con el mencionado término de ‘guerra galana’.

Pero la aparición de cañones mucho más potentes y de disparo más precisos, a partir de finales del siglo XVII, hizo replantear el modo de ataque de la Armada española, quienes ya no podían arriesgar tanto y acercarse a los barcos enemigos para abordarlos (como habían hecho hasta entonces y que tan buenos resultados les había dado), al poder ser interceptados por los disparos de artillería más fácilmente.

A menudo, se ha explicado, a través de los numerosos relatos negrolegendarios que han empañado las gestas del Imperio español durante la historia, que la denominada táctica de ataque naval conocida como ‘guerra a la española’ fue algo carente de sentido y que no dio realmente los frutos esperados; pero numerosos son los historiadores que han conseguido rebatir las patrañas que trataban de minusvalorar los logros y hazañas conseguidos por la Armada española que la convirtieron en una gran potencia bélica.

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Vídeo | Un barco de la Armada Española pierde parte del timón mordido por un grupo de orcas

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.