Menos arrestos el fin de semana de Memorial Day en Miami Beach aunque se habló de tolerancia cero

·7  min de lectura

En medio de un mar de turistas y policías, Christina Lara y Tiana Brunson se pasearon por Ocean Drive el pasado fin de semana con dos botellas de agua llenas de coñac y refresco de cola, una mezcla a la que llamaron Happy Juice.

Las amigas de Los Ángeles dijeron que estaban en la ciudad por el fin de semana del Memorial Day para celebrar el 40 cumpleaños de Brunson y pasaron el día fumando marihuana en la playa y paseando por la popular franja de South Beach con sus tragos.

Aunque había una fila de autos patrulleros detrás de ellas en Lummus Park —parte de la habitual fuerte presencia policial en la zona durante el fin de semana festivo—, Lara dijo que tenía la sensación de que la Policía estaba adoptando un enfoque de no intervención y que solo estaba preparada en caso de delitos más graves.

“Parece que no molestan a la gente, que están aquí por si pasa algo”, dijo Lara, de 38 años.

A pesar de la reforzada presencia policial y de la declaración de “tolerancia cero” de los políticos de la ciudad sobre l consumo de alcohol y marihuana en público, algunos turistas dijeron que la Policía pareció no intervenir en South Beach, mientras los arrestos disminuían durante el fin de semana del Memorial Day, un periodo marcado en las dos últimas décadas por el aumento de la vigilancia policial y las tensiones entre miamenses y turistas.

En 2006, la policía efectuó más de 1,000 arrestos —85% por delitos menores como beber en público, alterar el orden público y otras infracciones menores— durante lo que suele ser uno de los fines de semana festivos más concurridos del año. Pero en los últimos años, el total de arrestos ha descendido a unos 100 cada fin de semana del Memorial Day, a medida que el Ayuntamiento ha tratado de crear un ambiente más tranquilo durante el feriado y ha introducido el espectáculo anual Air & Sea Show para hacerlo más familiar.

Los agentes C. Beck, a la izquierda, y A. Soto vacían los contenedores de alcohol confiscados en Miami Beach el sábado 17 de marzo de 2012. La policía de Miami Beach estuvo apostada en varias entradas de la playa, revisando las neveras de la gente y vaciando el alcohol.
Los agentes C. Beck, a la izquierda, y A. Soto vacían los contenedores de alcohol confiscados en Miami Beach el sábado 17 de marzo de 2012. La policía de Miami Beach estuvo apostada en varias entradas de la playa, revisando las neveras de la gente y vaciando el alcohol.

Este fin de semana pasado, la policía informó de 90 arrestos en toda la ciudad, por debajo de los 156 del año pasado, dijo un portavoz de la Policía.

De los 90 arrestos, la policía dice que solo cinco fueron por contenedores abiertos en el distrito del entretenimiento de South Beach y dos por fumar hierba. Es más o menos lo mismo que el año pasado.

“Obviamente fue mucho más tranquilo y con menos desorden”, dijo el alcalde Dan Gelber. “Espero que hayamos dado un giro con el fin de semana del Memorial Day”.

Un voto a favor de la tolerancia cero y la aplicación de la ley

El fin de semana del Memorial Day, que en otros tiempos ha sido un gran problema para la ciudad, parece haber pasado a un segundo plano frente a la fiesta de todo un mes de las vacaciones de primavera en marzo. Esta primavera, la ciudad impuso un toque de queda a medianoche después que cinco personas fueron heridas en tiroteos consecutivos en Ocean Drive. El año anterior, la ciudad emitió un toque de queda a las 8 p.m. después de que las autoridades dijeran que las multitudes desbordaron South Beach.

Preparándose para las vacaciones de primavera de este año, la Comisión Municipal votó en febrero a favor de la aplicación de la “tolerancia cero” a las leyes sobre recipientes de bebidas abiertos y la marihuana, entre otras infracciones de las ordenanzas locales que, según los comisionados y la Policía, afectan la calidad de vida de los habitantes.

Los comisionados inicialmente pidieron una aplicación “dura” de las normas, lo que preocupó al jefe de Policía de Miami Beach, Richard Clements, y a Glendon Hall, presidente del Comité Asesor de Asuntos Afroamericanos de la ciudad. La redacción de la resolución que aprobaron se cambió posteriormente a “asertiva”. Hall también se mostró en desacuerdo con el llamamiento a la tolerancia cero de la Policía, que según él podía interpretarse como una represión total que podría dirigirse a las minorías.

“Para algunas personas significa que es temporada abierta”, dijo Hall en la reunión de la comisión. “Solo quiero asegurarme de que no estamos enviando la señal equivocada a la gente que viene aquí”.

Clements explicó a los comisionados que la política del departamento es que los oficiales se acerquen a cualquier persona a la que vean violando las leyes contra los contenedores abiertos y fumando hierba en público y que primero pidan que la persona cumpla con la ley antes de decidir si la arrestan.

“El Departamento de Policía de Miami Beach aborda de forma asertiva estas violaciones y busca lograr el cumplimiento mediante advertencias o arrestos si lo considera necesario”, dijo Clements en un correo electrónico.

Hall dijo que no quería que se repitieran los bruscos arrestos que la Policía de Miami Beach realizó el año pasado en virtud de una ordenanza de la comisión que ilegaliza “acercarse o permanecer a menos de 20 pies” de un agente con la “intención de impedir, provocar o acosar” a un agente en funciones legales, tras recibir una advertencia. El verano pasado, dos hombres de Nueva York fueron tirados al suelo por la Policía y arrestados en virtud de la ordenanza mientras filmaban a los agentes en un hotel. Cinco agentes fueron acusados de un delito menor de agresión después que los fiscales dijeran que habían hecho un uso excesivo de la fuerza al realizar las detenciones.

“No quiero ver eso”, dijo Hall en la reunión de febrero. “Porque la persona que estaba grabando el incidente podía haber sido yo, podía haber sido mi hijo, y eso es inaceptable. No podemos tener una atmósfera en la que los negros sientan que no es seguro o que no somos bienvenidos en Miami Beach”.

Gelber dijo en la reunión que la versión de la ciudad de la tolerancia cero no era demasiado estricta y que solo llevaría al arresto si alguien ignoraba las órdenes de la policía de verter su bebida o apagar su cigarro de marihuana.

“Cuando hablamos de tolerancia cero, creo que todo el mundo debería saber que no arrestamos a alguien que tiene un recipiente abierto, sino que le decimos que lo vacíe y, si decide no hacerlo, está pidiendo que lo arresten”, dijo.

Gelber hizo hincapié en que había una enorme presencia policial en la zona y que el fin de semana festivo —que se ha visto empañado en años anteriores por la violencia con armas de fuego y la muerte de Raymond Herisse a manos de la Policía en 2011— transcurrió con relativa tranquilidad para la ciudad.

Dijo que el propósito de la ordenanza de tolerancia cero es crear una sensación de orden en South Beach, donde él ha tratado durante mucho tiempo reducir el horario de venta de alcohol en la zona de las 5 a.m. a las 2 a.m., un objetivo político que los comisionados todavía están discutiendo después que los votantes señalaron su apoyo a una reducción del horario en toda la ciudad.

“No queremos que se convierta en una fiesta ruidosa en la que todo se vale”, dijo Gelber.

‘Dejen que los turistas sean turistas’

Lara, la turista de Los Ángeles, dijo que cree que el voto de tolerancia cero era un discurso duro destinado a apaciguar a los vecinos de más edad de Miami Beach que tratan de que sus líderes electos hagan algo sobre al ambiente de fiesta.

“Creo que es solo una apariencia porque no lo están haciendo”, dijo.

El sábado por la noche, los turistas neoyorquinos Sadie Coleman y Amir Hemingway dijeron que también notaron que los visitantes tenían más margen para beber o fumar este año.

“Mucha gente está fumando marihuana”, dijo Hemingway mientras sostenía un coctel de vodka y tequila en una piña tallada.

Coleman dijo que visitó South Beach el año pasado y sintió que la Policía era más contundente con la ley de recipientes abiertos.

“Se portaban mal, como: ‘¿Qué estás bebiendo?’”, dijo Coleman sobre su experiencia del año pasado.

Pero este año se sintió diferente, dijo.

“Este año permiten que los turistas sean turistas”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.