Arresto de Puigdemont amenaza con socavar las frágiles conversaciones entre España y Cataluña

·6  min de lectura
Puigdemont fue detenido el jueves al bajar de un avión en el aeropuerto de Alguero en Cerdeña y fue liberado bajo fianza al día siguiente.  (AP)
Puigdemont fue detenido el jueves al bajar de un avión en el aeropuerto de Alguero en Cerdeña y fue liberado bajo fianza al día siguiente. (AP)

El expresidente catalán Carles Puigdemont comparecerá la próxima semana en un tribunal de Italia después de que su arresto durante una visita a la isla de Cerdeña amenazara con socavar los frágiles esfuerzos de España y Cataluña para resolver una profunda crisis política.

El eurodiputado de 58 años fue detenido el jueves al bajar de un avión en el aeropuerto de Alguero en Cerdeña y fue liberado bajo fianza al día siguiente por un juez italiano y reaparecerá ante el tribunal el 4 de octubre.

El líder catalán, que vive en un exilio autoimpuesto en Bélgica pero que estaba de visita en Italia para una reunión popular catalana, podría enfrentarse a la extradición a España por su presunta participación en el referéndum unilateral de independencia y la posterior declaración de independencia de octubre de 2017 de Cataluña.

Está acusado de sedición y malversación de fondos públicos, por lo que el Tribunal Supremo de España emitió una orden de detención a nivel Europa e internacional hace casi dos años.

El arresto de Puigdemont se produjo pocos días antes del 1 de octubre, cuando los separatistas catalanes planean conmemorar el cuarto aniversario de una declaración de independencia que desencadenó la peor crisis política de España desde un fallido golpe militar en 1981.

Después de su rápida liberación bajo fianza, Puigdemont no tardó en reclamar una victoria propagandística sobre el estado español.

"Seguiremos luchando. Nunca nos rendiremos y seguiré viajando por Europa", declaró a los periodistas el fin de semana.

“Estoy contento con el resultado final. Porque nuestros argumentos políticos y legales han sido probados. Regresaré para la audiencia el 4 de octubre y, si la justicia italiana decide por mi libertad, regresaré a Bélgica”, añadió.

Leer más: Marchan decenas de miles de separatistas catalanes

Gonzalo Boye, abogado del líder catalán, dijo que el arresto se realizó sobre la base de una orden emitida en octubre de 2019 que desde entonces había sido suspendida.

En marzo, el Parlamento Europeo anuló la inmunidad de Puigdemont y otros dos eurodiputados independentistas, una decisión que fue confirmada en julio por el Tribunal General de la Unión Europea (UE).

Los separatistas exiliados han apelado esta decisión y aún no se ha emitido un fallo definitivo del tribunal de la UE.

El Ministerio de Justicia de España admitió que la detención de Puigdemont solo podría ocurrir después de la decisión del tribunal europeo.

Cuatro años después de las embriagadoras imágenes de Puigdemont declarando el nacimiento del estado más nuevo de Europa, la rica región del noreste parece un lugar muy diferente.

En las calles de Barcelona, hay muchas menos esteladas de independencia, las banderas de rayas rojas y amarillas con un triángulo azul y una estrella blanca. Los símbolos de la cinta amarilla pintados por todas partes por los nueve presos catalanes encarcelados, que desde entonces han sido indultados, se están desvaneciendo.

Como en todas partes, una economía como la de Cataluña, en la que el turismo es un actor importante, ha sido golpeada por la pandemia del covid-19. Muchos restaurantes o bares están cerrados para siempre.

El apoyo a la independencia entre los jóvenes catalanes, que sufrieron la peor parte de los enfrentamientos con la policía durante el referéndum de 2017, ha caído del 60% en 2014 al 39%, según una encuesta del gobierno catalán en junio.

Los dos partidos separatistas detrás del “procés” independentista están enzarzados en una guerra política abierta.

Izquierda Republicana Catalana (ERC), el partido moderado de izquierda que lidera el gobierno regional, reinició las conversaciones a principios de este mes con el gobierno socialista español, excluyendo al partido de línea dura de Puigdemont, Juntos por Cataluña (JxCat), de la mesa de negociaciones.

Sin embargo, Puigdemont sigue siendo una personalidad cuyo trayecto de alcalde de Girona, una pequeña ciudad cerca de la frontera francesa, a símbolo internacional de la lucha separatista, puede impulsar a algunos en el movimiento.

Pere Aragonés, el nuevo presidente regional catalán, viajó a Cerdeña para ver a Puigdemont el sábado como una muestra de unidad.

“La represión del estado continúa. La única solución es una amnistía”, dijo Aragonés, refiriéndose a los separatistas catalanes que han sido encarcelados por participar en la campaña independentista de 2017 o que aún enfrentan cargos.

A pesar de estas palabras, el actual líder de Cataluña tiene una visión de cómo lograr la independencia radicalmente diferente a la del señor Puigdemont, que todavía favorece el enfrentamiento directo con España.

En cambio, Aragonés ha dicho que respalda la “ruta escocesa” hacia la independencia, a través de un referéndum acordado con España.

Parece que muchos catalanes están de acuerdo. Una encuesta del domingo publicada por La Vanguardia, un periódico con sede en Barcelona, encontró que el apoyo a ERC había aumentado de los 33 escaños actuales a un posible 40, mientras que JxCat vio caer su participación a 27 desde 32. Los socialistas se mantuvieron constantes con 33 escaños en el parlamento de 135 escaños.

“El punto fundamental es si Puigdemont será extraditado a España. No creo que sea probable que suceda mientras apela contra una decisión del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas que dictaminó que no goza de inmunidad procesal. Puede resultar ser una tormenta en una taza de té”, señaló a The Independent Pablo Simón, analista político de la Universidad Carlos III de Madrid.

“En este momento todos los bandos del grupo independentista están apoyando simbólicamente a Puigdemont aunque en realidad están involucrados en una guerra abierta.

Simón añadió: “Sin embargo, si fuera extraditado a España sería enormemente simbólico para todos los partidos en Cataluña. Aumentaría los costos [políticos] de las conversaciones en curso para los gobiernos socialistas y ERC, que han sido criticados por JxCat por apoyar las conversaciones.

“Más allá de Puigdemont, el apoyo a la independencia se encuentra en su punto más bajo en cinco o seis años, situándose entre el 43% y el 45%. Hay un cansancio generalizado con el procés”.

Cataluña está dividida en el tema de la independencia, con una encuesta reciente para el periódico La Razón que encontró que el 49.4% no quería separarse de España, mientras que el 45.7% estaba a favor.

Lluis Orriols, doctor en ciencias políticas de la Universidad de Oxford, afirmó que había una distinción entre el proceso legal y la realidad política en Cataluña.

“Pase lo que pase con el proceso legal, está separado de la situación política. España parece haber hecho un lío en la situación jurídica con respecto al procés independentista”, declaró.

“Sin embargo, no hay duda de que España sigue siendo fuerte en Europa y la detención de Puigdemont no ha reforzado la posición del movimiento independentista en toda Europa”.

Relacionados

Detienen a expresidente catalán Carles Puigdemont en Italia

El expresidente catalán Carles Puigdemont obtiene su libertad bajo fianza tras su arresto

España reinicia las conversaciones para resolver la crisis de la secesión catalana

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.