Arrestan a una pareja tras el escabroso hallazgo del cadáver de su bebé de tres semanas sumergido en un balde de alquitrán

LA NACION
·3  min de lectura

El jefe de la Policía de Collin, un condado del norte del estado de Texas, en los Estados Unidos, aseguró que nunca había visto algo así de terrible en sus 30 años de carrera. Una pareja local fue arrestada luego de que su pequeño bebé de solo tres semanas de vida, que estaba desaparecido, fue hallado muerto dentro de un balde de alquitrán de 20 litros.

Por este macabro hecho fueron detenidos Roland Grabowski, de 42 años, y su esposa Collin, de 41, los padres del niño, de nombre Micah, que eran investigados por la Policía por una denuncia que alertaba sobre la desaparición del bebé.

Vicky Xipolitakis rompió el silencio sobre su pedido de canjes: "No tengo otro tipo de ingreso"

La pareja, habitantes de la ciudad de Princeton, en el citado condado, enfrenta ahora acusaciones por múltiples delitos, como manipulación de un cadáver humano sin autorización legal y el de abandonar y poner en peligro la vida de un niño.

Por supuesto que el fiscal investiga también si el niño fue asesinado por sus propios padres, antes de ocultar su cadáver en el balde de alquitran.

El jefe de la policía del condado de Collin, Jim Skinner relató que las investigaciones sobre la pareja comenzaron con una llamada anónima que denunciaba "conductas sospechosas" en casa de los Grabowski. Cuando los agentes llegaron al domicilio, el matrimonio no estaba allí. Habían viajado a Dallas.

Según lo que reprodujo el jefe de la policía, los padres del bebé hallado muerto dijeron "numerosas mentiras" cuando finalmente fueron interrogados. Dijeron que el bebé estaba siendo vigilado por un amigo de la familia.

Video viral: orcas persiguen y aterrorizan a un grupo de pescadores

"Hubo un intento de engañarnos sobre lo que había sucedido y el paradero de su hija Micah", dijo Skinner al medio local

Según lo que consta en la causa, la señora Grabowski había enviado un mensaje a un amigo para que lleve su bebé "solo un rato" ante la Policía y dijera que se trataba de Micah.

Donna Grabowski también les dijo a los agentes que su beba nació en el Centro Médico de McKinney, pero que el hospital no tenía registro de la madre ni de ningún nacimiento vivo.

Los detectives arrestaron a Roland y Donna Grabowski el sábado por la noche y comenzaron a surgir los detalles del horroroso hecho. Según el reporte policial, la pareja les había dicho a sus amigos que el bebé había fallecido de muerte súbita.

"Ellos se llevaron al niño, lo envolvieron en una manta y lo sumergieron en un balde de alquitrán de cinco galones (20 litros) y lo metieron en un galpón detrás de la casa", dijo Skinner al citado medio.

El cuerpo de Micah fue recuperado y entregado al cuerpo médico forense del condado de Collin, que determinará la causa oficial de la muerte.

Vivir en las Islas Canarias: "Admiran la fama argentina de incumplir reglas"

"Estuve en esta carrera por más de 30 años y vi muchas cosas locas, pero esta es la primera vez que encuentro a un bebé muerto en un balde de alquitrán. Y espero que sea la última", aseguró Skinner.

Roland Grawbowski, el padre del bebé que fue hallado muerto, tiene un prontuario tremebundo según los registros del Departamento de Justicia Penal de Texas.

Tenía sentencias por agresión sexual agravada a un menor, robo de una vivienda y posesión de sustancias tóxicas. En el registro penal texano, este hombre, ahora sospechado del crimen de su hijo, está registrado como un delincuente sexual.