Arrestan a supuesto "héroe" de El Paso que fue homenajeado por Trump: su historia era ficticia

El presidente Trump homenajeó a varios policías y civiles que ayudaron a salvar vidas durante la masacre de El Paso, en Texas, donde un hombre que buscaba exterminar hispanos mató a 22 personas e hirió a más de dos docenas.

El presidente Trump le entrega a Minnie Grant, la madre de Chris Grant, un certificado por el heroísmo de su hijo durante la masacre de El Paso, en Texas. (Foto: Reuters)

Durante un acto en la Casa Blanca, el mandatario entregó la Medalla del Valor a cinco latinos con historias relevantes el día de la masacre. Uno de ellos fue Chris Grant, quien en ese momento se encontraba en la tienda Walmart donde el sujeto armado ingresó con un rifle de asalto. Grant dijo que comenzó a lanzar objetos contra él para intentar distraerlo.


Cuando Trump le entregó el certificado a su madre, Minnie Grant, quien asistió en su lugar, el mandatario resaltó el papel del hombre y dijo que había sido herido por dos balas y se estaba recuperando.

"Chris agarró, escucha esto, botellas de refrescos y cualquier otra cosa frente a él, y comenzó a arrojarlos al pistolero, distrayéndolo de los otros compradores y haciendo que el tirador se volviera hacia Chris y disparara contra Chris, con lo cual Chris sufrió dos heridas de bala graves. Pero se está recuperando bien y le deseamos lo mejor. Su familia esta aquí. Así que, por favor, gracias a Chris por nosotros, por favor”, dijo Trump durante unas palabras de agradecimiento.

Grant había contado en varias entrevistas que trató de salvar la vida de otros compradores arrojando botellas al atacante Patrick Crusius para distraerlo y que centrara su atención en él. Varios medios de prensa reprodujeron su historia de valentía y heroísmo.

Grant había justificado su presencia en El Paso, donde se encontraba con su madre, asegurando que se iba a encontrar con sus tres hijos que llegarían a la ciudad desde Plano, donde vivían con la madre de estos. Después del atentado estuvo dos días sedado y fue sometido a una cirugía en el University Medical Center, de acuerdo con The Dallas Morning News.

Para costear los gastos del hospital, su familia creó una página para recaudar fondos, donde describe que Grant fue una de las víctimas del tiroteo y que necesitan el apoyo de la comunidad para ayudarlo. El límite de ayuda se había fijado en 15,000 dólares. Hasta la fecha, se ha recaudado un poco más de ese monto.

Sin embargo, a pesar de la gran historia que Grant contó, el Servicio Secreto lo detuvo el lunes por una orden de arresto pendiente, por ser “prófugo de la justicia” y porque los actos que describió no coincidían con los registros en video que tenía la policía, según reportó The Washington Examiner.

"Nadie se molestó en consultarnos. Se les habría informado, como les digo ahora, que nuestros detectives revisaron horas de video y sus acciones no coincidían con su historia”, explicó el sargento del portavoz de la policía de El Paso, Enrique Carrillo.

Aunque Grant sí aparecía en las cintas de seguridad de la tienda, Carrillo especificó que en realidad no hizo nada de lo que había contado. “Sus declaraciones fueron inconsistentes”, declaró el sargento.

Según los documentos de la corte de Texas consultados por el diario citado, Grant tiene antecedentes penales por evasión de arrestos y por robo.

En marzo había sido sentenciado a ochos meses de cárcel por robo de autos tras declararse culpable de sustraer un Mazda 6; en el 2016 también fue declarado culpable y fue sentenciado a 18 días en prisión por robar televisores de la tienda Sears en Richardson, Texas. También se declaró culpable de evadir un arresto en ese mismo año en el condado Collins.

“El lunes 9 de septiembre de 2019, un visitante de la Casa Blanca con una orden de arresto fue detenido temporalmente por oficiales de la División Uniformada del Servicio Secreto de Estados Unidos. Posteriormente se determinó que mientras la orden de arresto aún estaba activa, la agencia que emitió la orden no lo extraditaría, momento en el cual la persona fue liberada de la custodia del Servicio Secreto”, dijo un portavoz de la agencia.

De modo que el presunto héroe era simplemente un ladronzuelo que creyó que podría pasarse de listo. La pregunta que queda en el aire es, ¿por qué nadie verificó su historia antes de que llegara a la Casa Blanca?