Arranca vacunación antiCovid a abuelitos del Istmo

·2  min de lectura

OAXACA, Oax., abril 21 (EL UNIVERSAL).- La enfermera Josefina Comonfort era una de las 700 personas que laboran en el sector salud en el Istmo de Tehuantepec que no habían recibo la vacuna antiCovid-19 y de las que se declararon en asamblea permanente (paro de labores) desde el 18 de febrero, en protesta porque ella, como trabajadora adscrita a la Jurisdicción Sanitaria número 2, no recibió el antígeno.

A más de dos meses, al comenzar hoy la aplicación de la vacuna CanSino, de una sola dosis, en los 119 puntos de vacunación instalados en 49 municipios de la región del Istmo, tuvo la fortuna de ser vacunada por la mañana, cuando participó, pese a estar en paro laboral, en la aplicación del antígeno a poco más de 70 personas de la tercera de Santa María del Mar, que pertenece a Juchitán.

El dirigente de los trabajadores que exigen ser vacunados, Aníbal Valdivieso, comentó que se enteraron que al Istmo enviaron poco más de 75 mil vacunas para los adultos mayores de 60 años, pero reveló que hasta en la mañana de este miércoles, nadie les había informado si van a vacunar al personal médico que hace falta.

"A pesar de que este miércoles comenzó en el Istmo de Tehuantepec la aplicación de las vacunas antiCovid-19 para adultos mayores, unos 700 trabajadores de la Jurisdicción Sanitaria número 2 aún siguen sin recibir la dosis, dijo el dirigente sindical", Aníbal Valdivieso.

El pasado 18 de abril los médicos cumplieron dos meses de paro o como le llaman de asamblea permanente.

Los 700 trabajadores que laboran en los Centros de Salud de primer nivel, así como choferes que trasladan a los médicos a las comunidades rurales y personal administrativo de la Jurisdicción Sanitaria número dos, están en paro de labores, exigiendo que les apliquen las vacunas.

Sin embargo, algunos trabajadores en paro se sumaron a contribuir con el proceso de vacunación.

Entre esos trabajadores, estuvo presente la enfermera Josefina Comonfort, adscrita a la clínica de la comunidad ikoots de Santa María del Mar, que pertenece al municipio de Juchitán y que recibió este día la vacuna contra Covid-19, tras una larga espera.

Sus compañeros médicos y enfermeras beneficiados con las dos dosis, empezaron a ser vacunados desde el 14 de enero de este año.