Arquidiócesis llama a dejar de usar fiestas religiosas para reunirse

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 1 (EL UNIVERSAL).- La Arquidiócesis Primada de México llamó a los fieles para que este Día de Muertos conmemoren a sus difuntos desde sus hogares y pidió a la comunidad católica que dejen de usar las fiestas religiosas como pretexto para reunirse.

"Todas las medidas de contención habidas y por haber serán insuficientes, si como pueblo seguimos utilizando las fiestas religiosas y civiles como pretexto para reunirnos; si como pueblo seguimos agradeciendo a Dios que le haya tocado al de a lado y no a mí, si como pueblo no logramos entender que estamos viviendo una situación excepcional, que requiere de un esfuerzo heroico para superar esa histórica crisis", expresó la Arquidiócesis en el editorial dominical del Semanario Desde la Fe.

Desde la publicación, el organismo religioso exhortó a la comunidad católica a no saturar los recintos y permanecer en casa durante estas festividades ofrecidas por el eterno descanso de los muertos.

"Está de por medio nuestra vida y la de muchas otras personas. Celebremos sin necesidad de realizar aglomeraciones. La esencia de las fiestas es llenarnos de alegría, no de luto; son para alegrar el alma, no para ensombrecerla; son para honrar al Dios de la Vida, no a la muerte", indicó.

Por ello, también pidió a los párrocos de todas sus iglesias que las misas programadas para este 2 de noviembre sean transmitidas vía remota, de modo que se evite concentración de visitantes en las criptas de las iglesias.

La iglesia reconoció a las autoridades civiles que hayan establecido medidas para la contención del virus como cerrar los panteones y reducir el riesgo de contagio.

La Arquidiócesis agregó que, este año, la Conmemoración de los Fieles Difuntos, como se le conoce en la Iglesia Católica, es muy especial por llevarse a cabo en medio de una pandemia mundial donde más de un millón 190 mil personas han fallecido por Covid-19.

"La Iglesia en México no es ajena a este drama, pues no sólo ha sufrido la muerte de sacerdotes, religiosas y religiosos y muchos fieles laicos, sino que, como Pueblo de Dios, ha sabido ser familia en el acompañamiento a los miembros que sufren la pérdida de un ser querido en estas lamentables circunstancias", explicó.

El Papa Francisco pidió a la Penitenciaría Apostólica la obtención de la indulgencia plenaria a favor de los difuntos para evitar la concentración de fieles en panteones e iglesias, en tanto la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) también ha publicado un subsidio para conmemorarlos desde casa.