Armenia y Azerbaiyán dialogan en EEUU horas después de la tensión por nuevos bombardeos

Armenia y Azerbaiyán sostuvieron diálogos este lunes en Washington por mediación de Estados Unidos, apenas horas después de recientes bombardeos fronterizos, en un conflicto que se ha cobrado cientos de vidas en los últimos meses.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, fue el anfitrión de los cancilleres de los dos países y elogió "el coraje" de ambas partes.

"Estados Unidos está comprometido con las negociaciones de paz entre Armenia y Azerbaiyán", dijo Blinken antes de la reunión. "El diálogo directo es el mejor camino para una paz real y duradera, y estamos muy complacidos de respaldar eso".

Un funcionario estadounidense que habló bajo condición de anonimato aseguró que estrictamente no se trataba tanto de "negociaciones" de paz sino de facilitar una oportunidad para que los países del Cáucaso se reunieran y hablaran.

Más temprano el lunes, Armenia y Azerbaiyán se acusaron mutuamente de nuevos bombardeos en la frontera.

Hace apenas una semana, el primer ministro armenio Nikol Pashinian y el presidente azerbaiyano Ilham Aliyev se comprometieron a "no recurrir a la fuerza" en la disputada región de Nagorno Karabaj, durante una cumbre organizada en Rusia con Vladimir Putin.

Pero en la noche del domingo al lunes, "unidades de las fuerzas armadas azerbaiyanas abrieron fuego (...) contra posiciones armenias ubicadas en el sector oriental de la frontera", declaró el ministerio armenio de Defensa en un comunicado, agregando que no había "ninguna víctima".

De su lado, el ministerio azerbaiyano de Defensa acusó a las fuerzas armenias de haber disparado "con armas livianas de diferentes calibres" contra posiciones de Bakú, sin precisar si hubo bajas.

El Kremlin, que desempeña tradicionalmente el papel de árbitro en esta región, instó a ambos países a "abstenerse de toda acción que podría conducir a una escalada de las tensiones".

La frontera entre Armenia y Azerbaiyán suele ser escenario de enfrentamientos. En septiembre, combates entre los dos países dejaron 286 muertos y despertaron temor de una nueva guerra, como la que en 2020 causó más de 6.500 muertos.

El conflicto está vinculado a disputas territoriales por la región montañosa de Nagorno Karabaj, un enclave de mayoría armenia que hizo secesión de Azerbaiyán con el apoyo de Ereván a principios de los años 1990. Una primera guerra en aquel entonces dejó más de 30.000 muertos.

Desde la guerra de 2020, que terminó con conquistas territoriales de Azerbaiyán y un alto el fuego bajo la mediación rusa, las dos antiguas repúblicas soviéticas llevan adelante complicadas negociaciones de paz, con varias iniciativas paralelas.

mkh-eg-im/bur/mar/es/ag/cjc