Armenia dice que 49 soldados murieron en enfrentamientos con Azerbaiyán

·3  min de lectura

13 sep (Reuters) - Armenia dijo el martes que al menos 49 de sus soldados habían muerto en enfrentamientos a lo largo de la frontera con Azerbaiyán, tras una escalada de las hostilidades que llevó a Rusia y Estados Unidos a pedir contención.

La nueva escalada del conflicto, que se remonta a décadas atrás, entre los países del sur del Cáucaso ha alimentado los temores de que pueda estallar una segunda guerra en toda regla en el mundo postsoviético, además de la invasión rusa en Ucrania.

Armenia dijo que varias ciudades cercanas a la frontera con Azerbaiyán, entre ellas Jermuk, Goris y Kapan, fueron bombardeadas en las primeras horas del martes y que había respondido a lo que calificó de "provocación a gran escala" por parte de Azerbaiyán.

Bakú dijo que había sido atacada por Armenia.

El primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, acusó a Azerbaiyán de atacar ciudades armenias porque no quiere negociar el estatus de Nagorno Karabaj, un enclave que está dentro de Azerbaiyán pero que está poblado principalmente por personas de etnia armenia.

"La intensidad de las hostilidades ha disminuido, pero continúan los ataques en uno o dos frentes desde Azerbaiyán", dijo Pashinyan en un discurso ante el Parlamento, según los medios rusos.

Azerbaiyán, que acusó a Armenia de llevar a cabo actividades de inteligencia a lo largo de la frontera y de mover armas, dijo que sus posiciones militares fueron atacadas por Armenia. Medios azeríes informaron que el acuerdo de alto el fuego se había roto casi inmediatamente después de ser aplicado a primera hora del martes.

NO HAY SOLUCIÓN MILITAR

Tanto Rusia como Estados Unidos pidieron a Bakú y a Ereván que se moderen.

"Como hemos dejado claro desde hace tiempo, no puede haber una solución militar al conflicto", dijo en un comunicado el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken. "Instamos a poner fin a cualquier hostilidad militar inmediatamente".

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso afirmó en un comunicado que el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán "debe resolverse exclusivamente por medios políticos y diplomáticos".

Rusia, que cuenta con una base militar en Armenia, envió miles de efectivos de mantenimiento de la paz a la región en 2020 como parte de un acuerdo para poner fin a seis semanas de hostilidades durante las cuales Azerbaiyán logró importantes ganancias territoriales en Nagorno Karabaj y sus alrededores.

Moscú es un agente de poder clave en la región y un aliado de Ereván a través de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva liderada por Moscú, que se reunió el martes para discutir la situación. Turquía apoya a Azerbaiyán.

Los ministros de Defensa de Armenia y Rusia hablaron el martes por la mañana y acordaron tomar medidas para estabilizar la situación en la frontera. El ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, habló con su par azerí, Jeyhun Bayramov, y pidió a Armenia que "cese sus provocaciones".

Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, también instó a Pashinyan a evitar una nueva escalada. Michel se reunió el mes pasado en Bruselas con Pashinyan y el presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, para hablar de la normalización de los lazos entre los países, las cuestiones humanitarias y la perspectiva de un tratado de paz sobre Nagorno Karabaj.

(Información de Reuters; editado en español por Tomás Cobos y Benjamín Mejías Valencia)