Las armas no las ponemos nosotros, los muertos sí: reclama Rosa Icela

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 1 (EL UNIVERSAL).- La secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez hizo un llamado ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que las naciones participantes trabajen juntas contra la violencia y el crimen organizado.

No obstante, aclaró que la violencia generada por el narcotráfico y las armas no es culpa de este gobierno ya que -destacó- México es un país de paso, pero no productor de drogas.

En su mensaje cuestionó: "Las armas ¿Las fabricamos nosotros? No. Las drogas sintéticas ¿Las consumimos nosotros? No. Los muertos ¿Los ponemos nosotros? Lamentablemente, sí. Somos país de paso, pero no productor", dijo.

Durante su participación en la Tercera Cumbre de Jefes de Policías de Naciones Unidas (UNCOPS2022), la funcionaria destacó el cambio de la estrategia de seguridad por parte del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador desde que asumió el cargo.

"México se encuentra en un proceso de transformación desde que asumió como presidente de la República el líder social, Andrés Manuel López Obrador, quien en 2018 recibió una nación consumida en la violencia producto de la llamada guerra contra el narco, emprendida por gobiernos anteriores", pero con el cambio de gobierno "decidimos que ese fuego debe parar: no venimos a ganar una guerra, venimos a ganar la paz", indicó.

De igual forma, la secretaria destacó la estrategia de seguridad de México que "prioriza" la atención profunda y las causas que genera la violencia, así como la pobreza con programas sociales universales. "Se resume en el lema de López Obrador: Por el bien de todos, primero los pobres".

Además aseguró que, a comparación de otros gobiernos, el gabinete de seguridad que coordina "no tiene complicidad con el crimen organizado" como en el pasado. "Basta decir, como ejemplo, que a unos kilómetros de aquí, en Brooklyn, se encuentra recluido un exsecretario de Seguridad de México", agregó.