Quién era el argentino que murió en India atacado por un toro

LA NACION

La noticia se conoció ayer pero la tragedia ocurrió el sábado en la ciudad turística de Jaipur, estado de Rajastán, India . Allí, un argentino de 29 años que había viajado por placer junto a su novia fue atacado por un toro en medio de una pelea entre animales y murió horas después a causa de las heridas que le provocó.

Ahora, los medios indios confirman la identidad de la víctima: Juan Pablo Lampe, un joven nacido en Argentina que vivía en Wellington, Nueva Zelanda .

Lampe caminaba por una calle cerca del mercado principal de Jaipur cuando fue atacado por el animal. "La cornada le alcanzó el cuello y el estómago. Fue trasladado al hospital pero no sobrevivió", explicó el oficial de la Policía Chaina Ram.

"La pareja vino a nuestro hotel el sábado desde Pushkar y ese mismo día sucedió este extraño accidente. Se suponía que debían permanecer aquí durante dos días antes de dirigirse a Agra ", dijo Kunal Sonar, del Hotel Moustache, donde se alojaba Lampe junto a su novia.

Había estudiado Diseño de Imagen y Sonido en la Universidad de Buenos Aires y realizado cursos de efectos especiales y 3D en la escuela Da Vinci. Su último trabajo era como compositor digital en Weta, una compañía dedicada a efectos visuales digitales ubicada en Wellington.

Allí hizo trabajos para películas como "Los 4 fantásticos", "La liga de la Justicia", "The Hobbit", "Iron Man" y "Prometeo".

Uno de sus ex jefes recomienda su desempeño en la red Linkedin: "Es valiente al compartir ideas y colaborar artísticamente con todos los que lo rodean. En su tiempo aquí se ha convertido no solo en uno de los compositores con más habilidad artística, sino también en uno de los compositores más hábiles técnicamente en Weta".

Jaipur, capital del estado de Rajastán y uno de los puntos más visitados por los turistas debido a sus mercados y los buenos precios de telas y prendas típicas, es conocida como la "ciudad rosa" por el color de sus viejos edificios y sus muros.

Allí es común que los toros y las vacas circulen libres por las calles, dado que para gran parte de la población, de mayoría hindú, esos animales son sagrados.

Agencia Télam