"¡Usted es una vergüenza!": el grito del joven que increpó al gobernador de Florida ante la crisis del COVID-19

Paula Markous
·4  min de lectura


El activista Thomas Kennedy está al tanto de que en Estados Unidos se viralizó su "episodio". El video en el que le gritó en plena conferencia de prensa al gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, "¡usted es una vergüenza!" por el manejo de la crisis del coronavirus se difundió tanto que lo llamaron los principales medios del país.

DeSantis había comenzado a hablar cuando fue interrumpido por los gritos de Kennedy. Luego se detuvo hasta que la seguridad escoltó al joven fuera de la habitación, pero no hizo ningún comentario al respecto.

"¡Usted tiene que renunciar!", exigió Kennedy mientras era forzado a salir de la sala de conferencias. Luego instó al personal de seguridad a no tocarlo. "Distancia social", le dijo a un hombre que se colocó frente a su cámara muy cerca.

"Más de 4,000 personas murieron y ustedes culpan a los manifestantes, ustedes no tienen planes y no están haciendo nada. Como residente de Florida, siento que mi voz no se escucha. Siento que no tengo un canal... donde expresar mis frustraciones hacia nuestro liderazgo político fallido e incompetente”, agregó.

Kennedy, de 29 años, habla en perfecto español, con un dejo de acento argentino. Tenía nueve años cuando llegó con visa de turista a Estados Unidos con su familia, expulsado por la crisis de 2001. Su historia de vida y la llegada del presidente Donald Trump al poder hicieron que se convirtiera en activista. Hoy trabaja como coordinador de Florida en United We Dream, la mayor organización de Estados Unidos por los derechos de los inmigrantes con sede en Miami.

"Protesto porque la Florida es un desastre. Somos el epicentro de la crisis del coronavirus porque los políticos hicieron las cosas mal. Estuve indocumentado por muchos años y gente como Ron DeSantis no ha tenido los intereses de mi comunidad en mente. Es un trumpista, un extremista. Ahora las decisiones políticas tienen otra magnitud en medio de una crisis de salud que estamos viviendo", dijo a LA NACION Kennedy, que estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Internacional de Florida.

DeSantis brindó su conferencia de prensa en el Jackson Memorial Hospital, 24 horas después de que el Departamento de Salud de Florida reportara un récord de 15.299 casos nuevos.

Kennedy contó que se había enterado de la conferencia de prensa de DeSantis una hora antes de que empezara porque una activista de otra ONG le mandó un mensaje de WhatsApp.

"Tengo que hacer algo, pensé. En la entrada dije que era escritor y me dieron la credencial de prensa. Luego de protestar, me sacaron a los empujones, me dijeron que me iban a arrestar y yo les dije que por la primera enmienda tenía derecho a expresarme y me fui porque no quería que el conflicto escalara", dijo.

Indocumentados

Mauro Kennedy y María Bilbao nacieron en La Paz, una ciudad de 24.000 habitantes en Entre Ríos, pero se conocieron en 1986 cuando ambos vivían en Buenos Aires. Decidieron dejar el país en la crisis del 2001 luego de que Mauro perdió el trabajo que tenía en el sector público. María era recepcionista y no les alcanzaba la plata para vivir.

"Somos de clase trabajadora. Mi padre tenía dos hermanos en Estados Unidos y vinimos con visa de turista. Primero fuimos a Nueva Jersey y luego a Florida. La visa de turista se venció y nos quedamos", contó.

El joven estuvo indocumentado hasta 2012, cuando se casó. Ahí hizo el trámite para sus padres que se convirtieron en ciudadanos. Lo logró en 2017. Kennedy contó que se separó y que está cursando una maestría en la Universidad de Miami en Comunidades y Cambio Social.


Kennedy dijo que se hizo activista porque su mamá lo era y por una situación familiar. "En 2015 con el discurso de Trump contra los inmigrantes me involucré más. A eso se sumó que mi papá se enfermó de las caderas ese año, no podía caminar y él trabaja en el sector de las construcción. No se podía operar porque no teníamos seguro médico. Finalmente hicimos un crowfounding y lo pudimos resolver, como hacen muchos indocumentados", dijo.

"Yo protesto por los inmigrantes. La gente está cansada, por la epidemia no ha habido ayuda económica para los que tienen negocios y la gente está perdiendo sus trabajos. Están haciendo todo mal", agregó.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

Turistas salen de fiestas en Miami Beach mientras la pandemia se agrava

Las filas de la reapertura en Disney mientras Florida batía el récord de nuevos contagios por día