Argentino bate récord mundial de alcoholemia con desorbitante cifra

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 22 (EL UNIVERSAL).- Entrar en los récords mundiales es un motivo de orgullo, no importa qué hazaña o acción destacada se haya realizado. Pero lo curioso es que existen personas que los logran por actividades o sucesos lamentables y a veces peligrosos, tanto para su propia vida como para el resto de la sociedad.

Así fue el caso de un joven conductor de Argentina, que logró fama por un motivo para nada alegre y se debió al índice de alcoholemia en sangre que le detectaron en un control policial. El hombre residente de la provincia de Neuquén del país sudamericano, dio un resultado positivo de 5,79 gramos de alcohol por litro de aire espirado.

El control policial que se le realizó al autor de este angustiante momento, se debió al hecho de que se metió con su carro en una zanja y terminó con heridas leves, las cuales que no quiso tratarse ni revisarse, ni mucho menos considerar la posibilidad de ser trasladado a un hospital de la zona, pese a las insistencias y recomendaciones de las autoridades presentes.

Lo peor de todo es que desde este mismo país, se batió el récord hace unos días cuando se superó esa cantidad arrojada por el test de alcoholemia. El pasado 7 de noviembre, la policía de General Roca, provincia de Río Negro (norte de Argentina), recibió una llamada acerca de un conductor que tenía comportamientos extraños.

Al asistir al lugar y hacer la prueba de alcoholemia, las autoridades comprobaron que el índice era de 6,26 gramos de alcohol por litro de aire espirado. Absortos los policías, decidieron hacerlo nuevamente para evitar que se tratase de un error con tan elevada cifra. El resultado fue lamentable: se confirmó el valor. Incluso el estado del conductor avaló la prueba, ya que no podía articular las palabras, ni muchos menos mantenerse en pie.