Argentina y Brasil, orgullosos de Sudamérica

BUENOS AIRES (AP) — La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, y su par de Brasil, Dilma Rousseff, destacaron el jueves la capacidad de los gobiernos de Sudamérica para alcanzar consensos entre sí pese a sus diferencias ideológicas, y consideraron que por ello mismo la región es un ejemplo para el mundo.

Ambas líderes, que encabezaron una extensa jornada en Buenos Aires durante la cual ambos gobiernos repasaron los temas más importantes de la agenda bilateral, también expresaron su satisfacción por el desarrollo de los recientes procesos electorales en Paraguay y Venezuela.

"El desarrollo de los últimos hechos muestra que es posible afirmar la democracia, mantener la estabilidad, el equilibrio y la unidad en esta región. Somos gobiernos que tienen los orígenes más variados desde el punto de vista ideológico y logramos construir una unidad", sostuvo Rousseff en una declaración a la prensa, en conjunto con Fernández.

La presidenta argentina, por su parte, celebró el regreso de Paraguay al Mercosur tras las elecciones generales del pasado domingo, que ganó Horacio Cartes, del Partido Colorado. Socio fundador del bloque comercial, Paraguay había sido suspendido por el resto de los integrantes tras el juicio político que destituyó a Fernando Lugo a mediados de 2012 y que fue calificado por sus vecinos como un golpe institucional por las irregularidades en el proceso.

"La primera cuestión que tratamos fue manifestar lo contentas que estamos de que el Mercosur pueda volver a integrarse", dijo Fernández.

Ambas gobernantes también elogiaron el desempeño de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) frente a la crisis desatada en Venezuela tras el triunfo por escaso margen de Nicolás Maduro.

"Quiero destacar la maravillosa reunión y declaración que emitió la Unasur por unanimidad, con un contenido muy fuerte de lo que pensamos respecto de la democracia y respeto a la voluntad popular y condena de los hechos de violencia", recordó la presidenta argentina.

Ninguna de las dos mandatarias hizo referencia a las denuncias de fraude planteadas por el candidato opositor venezolano, Henrique Capriles.

"Nosotros sabemos que tenemos una región sin guerras, sin conflictos étnicos ni religiosos, con una capacidad de estructurar consensos muy elevada y creo que sirve como ejemplo para el mundo", destacó en cambio Rousseff.

El encuentro bilateral coincidió con un momento de cierta tensión entre los principales socios del Mercosur a causa de la decisión de la minera brasileña Vale de abandonar un millonario proyecto para la explotación de potasio en la provincia argentina de Mendoza.

"Tenemos la convicción de que la empresa brasileña Vale encontrará un camino para construir el mejor acuerdo posible con las autoridades de Argentina", dijo Rousseff en la única referencia que se hizo sobre el asunto durante la exposición a la prensa.

Vale suspendió en marzo su proyecto de 6.000 millones de dólares a causa de un aumento de los costos por la inflación y las restricciones cambiarias impuestas por el gobierno argentino para el giro de divisas al exterior.

La partida de Vale ha puesto en riesgo la fuente laboral de unos 6.000 trabajadores.

Este mismo jueves Vale reconoció que busca en Brasil fuentes de potasio como alternativa al yacimiento de Mendoza.

"Quisiera destacar el diálogo y las relaciones entre Argentina y Brasil. El diálogo es el mejor camino para encontrar soluciones", concluyó Rousseff.

Ambas presidentas volverán a reunirse en tres meses en Brasil.

Cargando...