La Argentina votó en la ONU a favor de investigar posibles abusos a los Derechos Humanos por parte de Israel

·4  min de lectura
“Es como un tsunami”: los múltiples daños en Gaza tras 11 días de conflicto
Mohammed Talatene

Tras la reciente escalada bélica entre Israel y Hamas, el Consejo de Derechos Humanos la Organización de Naciones Unidas (ONU) anunció hoy la apertura de una investigación sobre posibles abusos de los derechos humanos en Israel y territorios palestinos. La resolución que fue aprobada por 24 de los 47 miembros, entre ellos la Argentina, pide que también se investiguen “todas las causas profundas de las tensiones recurrentes, como la discriminación y la represión sistemática basadas en la identidad nacional, étnica, racial o religiosa”.

“Hemos condenado todos los ataques contra civiles palestinos e israelíes”, dijo Federico Villegas, representante permanente de la República Argentina ante la ONU, quien enfatizó la preocupación del país por posibles “violaciones del derecho internacional humanitario, que constituirían crímenes de guerra”.

En este contexto, el diplomático añadió: “Compartimos su llamado a realizar investigaciones independientes, transparentes y exhaustivas sobre todas las denuncias recibidas, en línea con lo expresado por la Resolución 46/3 de este Consejo, que destaca el imperativo de una rendición de cuentas creíble y exhaustiva por todas las vulneraciones del derecho internacional a fin de establecer una paz sostenible en lo que hace a la situación de derechos humanos en el territorio palestino ocupado”.

Y enfatizó: “La Argentina reitera que la única solución verdadera al conflicto se logrará con el surgimiento definitivo de un estado palestino independiente, democrático, viable y territorialmente contiguo que garantice el derecho de Israel a vivir en condiciones de paz y de seguridad”.

Es la primera vez que el Consejo de Derechos Humanos establece una comisión de investigación con un mandato indefinido. El mandato de otras comisiones de investigación, como la de Siria, debe renovarse cada año.

Por su parte, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu consideró que la aprobación por la una investigación internacional sobre el reciente episodio de violencia entre israelíes y palestinos es una “decisión vergonzosa”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La votación de la investigación “es un ejemplo más de la clara obsesión antiisraelí del Consejo de Derechos Humanos de la ONU”, declaró en un comunicado.

El origen del conflicto

El conflicto entre Israel y el movimiento islamista Hamás, en el poder en Gaza, fue el cuarto desde 2008 y estalló el pasado 10 de mayo con el lanzamiento de cohetes por parte de Hamás hacia el territorio israelí.

Israel respondió bombardeando Gaza y estos ataques, según la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, provocaron “numerosos muertos y heridos entre los civiles y generaron destrucción y daños materiales a gran escala en bienes civiles”.

“Si resulta que el impacto sufrido por civiles y bienes materiales civiles ha sido indiscriminado y desproporcionado, este ataque podría constituir un crimen de guerra”, advirtió Bachelet, en la apertura de la sesión extraordinaria.

“Pese a las afirmaciones de Israel que asegura que numerosos de estos edificios acogían a grupos armados o eran usados con fines militares, no hemos visto pruebas al respecto”, añadió la funcionaria.

El conflicto en Gaza tuvo su origen en los enfrentamientos en la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén Este, zona ocupada por Israel, que estallaron por la amenaza de desalojo de familias palestinas de la parte oriental de la ciudad, en beneficio de los colonos israelíes. “Esta escalada está directamente relacionada con las protestas y la dura respuesta de las fuerzas de seguridad israelíes”, observó Bachelet.

La Alta Comisionada también indicó que los disparos de cohetes de Hamás “son indiscriminados y no distinguen entre objetivos militares y civiles”. “Su uso es una clara violación del derecho internacional humanitario”, aseguró.

Del 10 al 21 de mayo, 254 palestinos murieron en los bombardeos israelíes en Gaza, entre ellos 66 niños y también milicianos. En Israel, los cohetes lanzados desde la Franja mataron a 12 personas.

Una reunión con acusaciones cruzadas

La investigación se centrará en recabar pruebas y elementos que podrían ser utilizados en el marco de la apertura de diligencias judiciales y, en la medida de lo posible, identificar a los culpables para que puedan ser juzgados.

El ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riyad al Maliki, participó en la reunión a distancia y acusó a Israel de haber instaurado un “régimen de apartheid basado en la opresión del pueblo palestino” y su “desplazamiento forzado”.

También reivindicó el derecho de los palestinos de “resistir ante la ocupación” y dijo que los “colonos [israelíes] tendrían que estar en la lista de terroristas”.

En este contexto, la embajadora de Israel ante Naciones Unidas en Ginebra, Meirav Eilon Shahar, acusó a Hamás de haber iniciado el conflicto y aseguró que su país hizo todo lo posible para “rebajar las tensiones”.

Agencias AFP y DPA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.