Argentina se sumó a una declaración de EE.UU. para impulsar una Internet democrática, inclusiva y segura

·4  min de lectura
El presidente Joe Biden habla en el Parque Seward el Día de la Tierra, el viernes 22 de abril de 2022, en Seattle. (AP Foto/Andrew Harnik)
El presidente Joe Biden habla en el Parque Seward el Día de la Tierra, el viernes 22 de abril de 2022, en Seattle. (AP Foto/Andrew Harnik)

WASHINGTON.- Un grupo de más de 50 países se comprometió a crear una Internet que proteja los derechos humanos, fortalezca la democracia, promueva la confianza y el libre flujo de la información y fomente una “conectividad inclusiva” para que los beneficios de la economía digital lleguen a más personas.

Esos principios quedaron estampados en la “Declaración para el Futuro de Internet”, un documento que promovió la Casa Blanca y al que adhirieron la Comisión Europea, las naciones del G-7, la gran mayoría de las naciones de Europa, y la Argentina, Costa Rica, Colombia, Perú y Uruguay.

La adhesión del gobierno de Alberto Fernández ofrece una nueva señal del alineamiento de la Casa Rosada con Washington. La semana pasada viajó a Washington el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, quien se movió con una agenda de alto nivel que incluyó la economía digital, y esta semana visitó la Argentina la jefa del Comando Sur, Laura Richardson, quien se reunió con la vicepresidenta Cristina Kirchner. El Gobierno ha dicho que la relación con Estados Unidos atraviesa un muy buen momento.

Reunión Cristina Fernández de Kirchner con la jefa del Comando Sur de los Estados Unidos, general Laura J. Richardson.
Prensa Senado


Reunión Cristina Fernández de Kirchner con la jefa del Comando Sur de los Estados Unidos, general Laura J. Richardson. (Prensa Senado/)

La Casa Blanca indicó que la Declaración representa un “compromiso político” entre los socios para promover una visión positiva de Internet y las tecnologías digitales , y reafirma y vuelve a comprometer a los países firmantes con una sola Internet global, que sea “verdaderamente abierta y fomente la competencia, la privacidad y el respeto por los derechos humanos”.

Los principios de la Declaración incluyen el compromiso de proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales de todas las personas; promover una Internet global que promueva el libre flujo de información; fomentar la conectividad inclusiva y asequible para que todas las personas puedan beneficiarse de la economía digital; promover la confianza en el ecosistema digital global, incluso a través de la protección de la privacidad; y proteger y fortalecer el enfoque de una gobernanza con múltiples partes interesadas par preservar el funcionamiento de la red en beneficio de todos.

“Al firmar esta Declaración, los Estados Unidos y sus socios trabajarán juntos para promover esta visión y sus principios a nivel mundial, respetando la autonomía regulatoria de cada uno dentro de nuestras propias jurisdicciones y de acuerdo con nuestras respectivas leyes nacionales y obligaciones legales internacionales”, indicó el gobierno de Joe Biden.

Durante el último año, Estados Unidos trabajó con países de todo el mundo, organizaciones civiles, empresas y académicos para “reafirmar la visión de una Internet abierta, libre, global, interoperable, confiable y segura”, indicó el gobierno de Biden.

Elon Musk dice que quiere que Twitter alcance su "extraordinario potencial"
Reuters


Elon Musk dice que quiere que Twitter alcance su "extraordinario potencial" (Reuters /)

El documento que difundió la Casa Blanca en Washington llega en momentos de profundos cambios y ríspidos debates sobre el futuro de una de las grandes revoluciones tecnológicas de la historia que cambió la cara de la economía global. Elon Musk, el hombre más rico del mundo, pateó el tablero y sacudió a la política de Estados Unidos al anunciar la compra de Twitter, una red social a la que definió como la “plaza pública global”.

La compra de Musk reavivó el debate acerca de los límites de la libertad de expresión en Internet. Otros multimillonarios como Jeff Bezos, creador de Amazon, y Mark Zuckerberg, creador de Meta, la compañía madre que tiene bajo su tutela a Facebook, Instagram y WhatsApp, están bajo el escrutinio del Congreso, la Casa Blanca y la Unión Europea, que ven con inquietud su crecimiento exponencial y su amplio poder de mercado.

Pero la declaración envía también una señal a China, que busca ampliar su participación en el mercado de la tecnología a través de Huawei y el 5G, y a otros regímenes autoritarios como el de Vladimir Putin en Rusia, que han intentado reprimir el acceso a la red. El documento afirma que durante las últimas décadas han surgido “serios desafíos” a la promesa original de la red.

“El acceso a la Internet abierta está limitado por algunos gobiernos autoritarios y las plataformas en línea y las herramientas digitales se utilizan cada vez más para reprimir la libertad de expresión y negar otros derechos humanos y libertades fundamentales”, señala el documento. Y también menciona los ciberataques y la proliferación de desinformación. Estados Unidos ha acusado a Rusia de varios ciberataques contra el país, y también de intentar influir en la campaña presidencial de 2016 con un ejército de trolls, el escándalo conocido como Rusiagate.

“Creemos que debemos enfrentar estos desafíos trabajando hacia una visión compartida para el futuro de Internet que vuelva a comprometer a los gobiernos y las autoridades relevantes a defender los derechos humanos y fomentar la prosperidad económica equitativa. Pretendemos asegurar que el uso de las tecnologías digitales refuerce, no debilite, la democracia y el respeto a los derechos humanos”, sostiene la declaración.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.