Argentina reporta más pobres, sobre todo niños, en 2020

DÉBORA REY
·2  min de lectura
Una mujer sin hogar sentada frente a una tienda cerrada en alquiler en el centro de Buenos Aires, Argentina, el martes 16 de marzo de 2021. Según la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, la cantidad de negocios vacíos en Buenos Aires aumentó a 31% desde hace un año. (AP Foto/Víctor R. Caivano)

BUENOS AIRES (AP) — La pandemia de coronavirus combinada con recesión económica e inflación arrojaron a más argentinos a la pobreza en el segundo semestre de 2020.

El instituto nacional de estadísticas y censos (INDEC) reportó este miércoles que el 42% de los argentinos (unos 12 millones) viven en la pobreza, de los cuales 10,5% son indigentes.

El grupo etario más afectado fueron los niños hasta 14 años: 57,7% son pobres.

“La situación es crítica”, admitió el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, en declaraciones radiales. “En los últimos meses hay más actividad económica, hay más changas (trabajo informal), y el problema más grave es el precio de los alimentos”.

En el segundo semestre de 2019 la pobreza había sido de 35,5% y la indigencia de 8%.

La medición oficial de pobreza se dio a conocer el mismo día que Argentina reportó 16.056 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, la cifra más alta desde octubre.

La cifra de pobreza del segundo semestre de 2020 evidencia el impacto social que tuvo la pandemia de coronavirus en un país que previo a la estricta cuarentena impuesta en marzo del año pasado ya sufría recesión y la segunda inflación más alta de Latinoamérica (36,1%) después de Venezuela.

Para el INDEC “no solo hubo un aumento en la incidencia de pobreza respecto del primer semestre de 2020 (40,9%), sino que la situación de las personas bajo la línea de pobreza empeoró por la mayor distancia entre sus ingresos y la canasta básica total”, que incluye alimentos, vestimenta, transporte, educación y salud, entre otros.

Si bien el gobierno peronista de Alberto Fernández multiplicó el asistencialismo para asistir a los sectores más vulnerables en la pandemia, el ritmo constante de la inflación afectó el impacto de esta ayuda social.

No obstante, sin los subsidios la indigencia hubiera sido de 27,9%, según Arroyo.

Mientras el ingreso de una familia tipo (cuatro integrantes) fue en promedio de 29.567 pesos (unos 300 dólares), la canasta básica total tuvo un costo de 50.854 pesos (521 dólares).

Los suburbios que rodean la capital argentina y los grandes centros urbanos en de las provincias del noreste son las zonas que registran los mayores índices de pobreza del país.

Argentina supera los 2 millones de contagios y los 55.000 muertos por COVID.

El ministro Arroyo adelantó que si la situación sanitaria se agrava “claramente vamos a tomar medidas sociales adicionales”.