Argentina: regresan los vuelos internacionales regulares

Associated Press
·3  min de lectura
Archivo - Viajeros con máscaras protectoras miran un teléfono inteligente en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, en Ezeiza, en las afueras de Buenos Aires, Argentina, el viernes 13 de marzo de 2020. El gobierno argentino autorizó el viernes 30 de octubre de 2020 la reanudación de los vuelos internacionales regulares, que estaban suspendidos desde hace más de siete meses por la pandemia de COVID-19. (AP Foto/Marcos Brindicci, archivo)
Archivo - Viajeros con máscaras protectoras miran un teléfono inteligente en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, en Ezeiza, en las afueras de Buenos Aires, Argentina, el viernes 13 de marzo de 2020. El gobierno argentino autorizó el viernes 30 de octubre de 2020 la reanudación de los vuelos internacionales regulares, que estaban suspendidos desde hace más de siete meses por la pandemia de COVID-19. (AP Foto/Marcos Brindicci, archivo)

BUENOS AIRES (AP) — El gobierno argentino autorizó el viernes la reanudación de los vuelos internacionales regulares, que estaban suspendidos desde hace más de siete meses a causa de la pandemia del nuevo coronavirus.

El Ministerio de Transporte habilitó en una resolución a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) a aprobar sucesivamente las programaciones de vuelos internacionales presentadas por las diferentes compañías aéreas que operan en el país y que hasta ahora sólo realizaban “vuelos especiales” o considerados de excepción.

A mediados de octubre se había dado luz verde a los vuelos regulares de cabotaje.

La suspensión de todos los vuelos regulares desde y hacia el país se produjo a partir del 20 de marzo, cuando entró en vigor la cuarentena.

Las medidas de aislamiento sumergieron en una crisis a distintos sectores económicos, incluido el aerocomercial, que ha estado entre los últimos en normalizarse.

En su resolución, el Ministerio de Transporte señaló que “los servicios de transporte aéreo internacional de pasajeros son estratégicos para el desarrollo de las economías regionales del país y complementarias de las demás actividades productivas y su reactivación es medular para iniciar la progresiva y paulatina normalización”.

Iberia, British Airways, LATAM, Avianca, Air Europa, Lufthansa, Gol, Air France/KLM, United, American Airlines y Aeroméxico, entre otras, ya han presentado la programación de vuelos para los próximos meses, a las que se suman las frecuencias anunciadas por Aerolíneas Argentinas.

En tanto, la alcaldía de la capital argentina autorizó desde el viernes el arribo de turistas nacionales y provenientes de la región bajo protocolos sanitarios.

El plan contempla, en coordinación con el gobierno nacional, distintas instancias de testeo e incluye el aislamiento en caso de que se obtenga un resultado positivo. Así, en principio, los turistas y residentes que regresen no deberán realizar cuarentena a su llegada a Buenos Aires.

En lo que se refiere a los turistas del exterior, inicialmente se abrirán los arribos provenientes de Chile, Brasil, Bolivia, Uruguay y Paraguay por vía aérea.

Los visitantes deberán presentar una declaración jurada, contar con un test PCR negativo, un seguro médico con cobertura para el COVID-19 y realizarse otro test PCR en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en las afueras de la capital.

Tras el testeo los turistas internacionales podrán continuar su viaje y no deberán esperar el resultado en el aeropuerto.

"De a poco podremos reactivar la economía del visitante en la ciudad, un sector clave por su impacto en otras actividades, como la gastronomía o el comercio”, señaló Fernando Straface, secretario general y de Relaciones Internacionales de la ciudad de Buenos Aires.

En 2019 llegaron a la capital 2,9 millones de turistas internacionales -la mayoría provenientes de la región- y 6,9 millones de turistas nacionales que dejaron 2.484 millones de dólares.

La cuarentena se fue flexibilizando en Argentina paulatinamente con el correr de los meses.

En Buenos Aires y sus alrededores, que al principio fueron foco de las infecciones, la curva de contagios viene disminuyendo desde septiembre, mientras que la pandemia se expandió a las provincias del interior.

El país sudamericano registra más de 1.143.000 casos de COVID-19 y cerca de 30.500 muertos.