Argentina recuerda golpe de Estado de 1976

Por DÉBORA REY
1 / 3
Actrices que representan a las madres de Plaza de Mayo, al frente, marchan durante el 41 aniversario del golpe de Estado en Buenos Aires, Argentina, el viernes 24 de marzo de 2017. Decenas de miles de personas recordaron el hecho que llevó a una dictadura entre 1976 y 1983. (AP Foto/Víctor R. Caivano)

BUENOS AIRES (AP) — Las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo denunciaron "enormes retrocesos" de los derechos humanos en Argentina y acusaron de "negacionista" al gobierno de Mauricio Macri durante un acto multitudinario el viernes para conmemorar un nuevo aniversario del golpe de Estado de 1976, que instauró una de las dictaduras militares más sangrientas de América Latina.

"Este año venimos a denunciar los enormes retrocesos en materia de derechos humanos que sufre nuestro pueblo, la miseria planificada, la persecución política y encarcelamiento de militantes y la pérdida de soberanía política y económica", de acuerdo a un extenso documento elaborado por una decena de organismos de derechos humanos que fue leído por varios oradores desde un palco ubicado en la Plaza de Mayo, a espaldas de la casa de Gobierno.

La tradicional marcha hacia la plaza histórica y el posterior acto que cada 24 de marzo lideran las progenitoras de los "desaparecidos" de la dictadura (1976-1983), acompañadas por miles de personas, tuvieron un marcado tono opositor contra Macri debido a sus políticas económicas y su postura frente al genocidio cometido por los militares.

"El plan económico de este gobierno democrático tiene los mismos objetivos" que el impulsado por los militares hace 41 años, apuntaron. "Han reinstalado un plan económico de exclusión y nuevamente los trabajadores y trabajadoras vuelven a ser los principales perjudicados".

El golpe de Estado de 1976, que derrocó a la entonces presidenta María Estela Martínez de Perón, puso en funcionamiento un feroz plan represivo ejecutado por las Fuerza Armadas contra dirigentes políticos, sindicalistas, intelectuales y artistas ligados a la izquierda o considerados opositores al régimen. Los disidentes fueron secuestrados y torturados en centros clandestinos de detención de todo el país y a las detenidas embarazadas les arrebataron sus hijos, quienes fueron adoptados ilegalmente por familias ajenas.

En varios pasajes del acto de este viernes, los organismos de derechos humanos reivindicaron la cifra de 30.000 desaparecidos, que fue puesta en duda por funcionarios del gobierno de Macri en el último año.

"Repudiamos toda expresión negacionista. Nadie puede poner en duda que son 30.000 y menos desde el Estado. En esta plaza, frente a la casa de Gobierno, gritamos: '30.000 desaparecidos presentes, ahora y siempre''', leyó una joven. A su espalda, Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, junto a otras compañeras de lucha, levantó un cartel con la leyenda: "Son 30.00".

Como la mayoría de los detenidos fueron arrojados al mar, aún con vida, desde aviones de la marina o fusilados y luego enterrados en fosas comunes, existen divergencias sobre la cifra real de víctimas. Los 695 condenados y 847 procesados hasta el momento por crímenes de lesa humanidad mantienen silencio sobre cantidad y destino de sus víctimas. Según el último registro oficial, las víctimas fueron 8.571, aunque se reconoce que es provisoria.

Pasado el mediodía, Madres y Abuelas de Plaza de Mayo empezaron a caminar a paso lento hacia la Plaza de Mayo, el mismo lugar donde hace cuarenta años se juntaron por primera vez para reclamar por sus hijos desaparecidos dando vueltas alrededor de una pirámide para evitar que la policía las detuviera.

En el camino pasaron delante de siluetas humanas de cartón y sin rostro, que representan a los desaparecidos y fueron pintadas de distintos colores y unidas por mariposas de papel.

"Estamos viviendo un desfasaje de la memoria. Nos quieren inculcar que no fueron 30 mil. Desde un gobierno que te dice que es una mentira, que el número es un negocio a uno le duele muchísimo. La memoria y la justicia no se avasallan", comentó María Del Carril, una jubilada de 73 años que fue perseguida política durante la dictadura.

Macri no respondió a las acusaciones y se refirió al aniversario del golpe a través de su cuenta de Facebook, en el que publicó el prólogo de "Nunca Más", el informe publicado tras el retorno de la democracia que sacó a la luz las atrocidades cometidas por la dictadura: "Las grandes calamidades son siempre aleccionadoras, y sin duda el más terrible drama que en toda su historia sufrió la nación durante el periodo que duró la dictadura militar... servirá para hacernos comprender que únicamente la democracia es capaz de preservar a un pueblo de semejante horror".