Argentina rechaza maniobras militares británicas en Malvinas

Associated Press
·2  min de lectura

BUENOS AIRES (AP) — El gobierno argentino denunció ante organizaciones internacionales el lanzamiento de misiles Rapier desde las Islas Malvinas por parte de Gran Bretaña, país con el que mantiene una disputa por la soberanía de ese archipiélago situado en el Atlántico sur.

El gobierno del presidente Alberto Fernández denunció las maniobras militares -que según afirmó tuvieron lugar el lunes y el miércoles- ante la Secretaría General de las Naciones Unidas y la Organización Marítima Internacional. Previamente, al tomar conocimiento de que iban a producirse, envió el 6 de abril a su par británico una “contundente nota de protesta”, dijo el jueves en un comunicado la cancillería argentina.

Las maniobras “en territorio argentino ilegítimamente ocupado... constituyen una injustificada demostración de fuerza y nuevamente hacen caso omiso de los llamamientos de las numerosas resoluciones de las Naciones Unidas y de otros organismos internacionales, que instan tanto a la Argentina como al Reino Unido a reanudar las negociaciones a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía” sobre las islas que los ingleses llaman Falklands, afirmó.

Ambos países libraron una guerra en 1982 por el dominio del archipiélago en la que el país sudamericano resultó derrotado.

Por otro lado, Argentina emitió un aviso náutico “a efectos de que el tráfico marítimo en la zona de los ejercicios militares no sea puesto en peligro por los ilegítimos ejercicios militares británicos”, señaló la cancillería.

Agregó que los ejercicios son la “excusa” para el establecimiento de una desproporcionada base militar y contradicen la resolución 41/11 de la Asamblea General de la ONU que exhorta a los Estados de todas las demás regiones, en especial a los militarmente importantes, “a que respeten escrupulosamente la región del Atlántico Sur como zona de paz y cooperación”.

Argentina ha rechazado en varias ocasiones maniobras militares británicas en la zona de las Islas Malvinas.

En julio de 2020 repudió ejercicios en los que, según afirmó, intervinieron un buque patrullero, una compañía de infantería británica y distintas aeronaves de la Real Fuerza Aérea.