Argentina, con récord casos COVID, impone restricciones

Associated Press
·2  min de lectura

BUENOS AIRES (AP) — Tras superar el miércoles su propio récord de contagios diarios de coronavirus, Argentina prohibió la circulación nocturna y limitó las actividades sociales y recreativas para evitar un colapso sanitario pese a la resistencia de los sectores productivos que sufrieron millonarias pérdidas por la pandemia en 2020.

El ministerio de Salud reportó 22.039 casos confirmados en las últimas 24 horas, 1.169 más que la víspera. La cifra de este miércoles es la más alta desde que comenzó la pandemia en marzo 2020.

El país sudamericano acumula 2,4 millones de contagiados. En tanto que hubo 199 fallecidos en el último reporte, elevando el total a 56.832

“La Argentina ha entrado en la segunda ola”, afirmó el presidente Aberto Fernández, en un mensaje grabado y difundido por redes sociales. “Sólo en los últimos 7 días los casos aumentaron un 36% en todo el país y un 53% en el AMBA (área metropolitana de Buenos Aires)”.

El mandatario, quien está aislado tras contraer COVID-19, afirmó que “el relajamiento social continuó en gran medida, se repitieron las fiestas clandestinas y las reuniones sociales contradiciendo todos los protocolos que recomendamos cumplir”.

A partir del viernes y hasta el 30 de abril, el gobierno prohibió la circulación entre la medianoche y la seis de la mañana; suspendió actividades sociales en domicilios particulares y reuniones sociales en espacios públicos al aire libre de más de 20 personas.

En tanto que ordenó el cierre de casinos, bingos, discotecas y salón de fiestas, mientras que bares y restaurantes a partir de las once de la noche.

Estas medidas corresponden a zonas del país con mayor riesgo epidemiológico y sanitario. El resto de la jurisdicciones, el presidente instó a los gobernadores a tomar decisiones que “disminuyan la circulación para prevenir los contagios”.

A nivel nacional quedaron suspendidos los viajes grupales de estudiantes y de turistas.

El mandatario demoró varios días los anuncios ante el dilema de evitar el colapso sanitario o profundizar la crisis económica con las restricciones, a lo que se le suma el hartazgo social a la pandemia.

El 63% de los argentinos evalúan que la situación económica del país está peor que el año pasado, según el monitor de humor social y políticos realizado en marzo por a consultora D’Alessio IROL y Berensztein sobre 1.187 consultados en todo el país.

Respecto al futuro, el 55% cree que la situación económica será peor en un año.

Otro condicionante para el presidente es la pobreza, que afecta al 42% de la población (19 millones de personas), según la medición oficial en el segundo semestre de 2020.

“Tengo la responsabilidad política de tomar las riendas y seguir conduciendo al país. Pero en estas circunstancias prima mi condición humana que me obliga a cuidar la vida y la salud antes que nada”, concluyó Fernández.