Mensaje a Moscú y Pekín: Joe Biden entregará los 500 millones de dosis de Pfizer “sin condiciones”

·4  min de lectura
El presidente Joe Biden y Jill Biden llegan en el Air Force One a RAF Mildenhall en Suffolk, antes de la cumbre del G-7
PA Media

PARÍS.– En su primer día de gira europea, el presidente Joe Biden confirmó este jueves en Londres que Estados Unidos donará 500 millones de dosis de vacunas anti-Covid para los países pobres, calificando ese gesto de “etapa histórica” en la lucha contra la pandemia. Enfrentada a la escasez de antídotos, la Argentina, no integra, sin embargo, la lista de beneficiarios. El anuncio de la Casa Blanca fue seguido a última hora por otro del G-7, que a través de Boris Johnson comunicó que impulsará la donación de 1000 millones de dosis.

“Nuestro deber humanitario es salvar tantas vidas como sea posible”, repitió el presidente norteamericano en vísperas de la Cumbre del G-7, que comienza este viernes en la ciudad británica de Cornualles. “También es importante para los estadounidenses”, agregó. La Casa Blanca anunció el jueves la compra de 500 millones de dosis de vacunas Pfizer BioNTech, que serán distribuidas a unos 100 países a través del dispositivo Covax, piloteado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a fin de asegurar una distribución equitativa.

El país de la región que desplazó a Uruguay y tiene la mayor tasa de mortalidad por Covid en el mundo

A su llegada a Gran Bretaña, Biden ratificó la información en una conferencia de prensa en la que lo acompañaba el presidente de Pfizer, el francés Albert Bourla. “Estados Unidos entregará 500 millones de dosis sin condiciones”, subrayó Biden en una alusión apenas velada a Rusia y China, que Washington acusa de utilizar sus inmunizantes como medio de presión diplomática. Según Biden, 200 millones de esas dosis serán distribuidas este año. El resto, el año que viene.

El presidente estadounidense Joe Biden camina junto al primer ministro británico Boris Johnson afuera del Hotel Carbis Bay, en Cornwall, Bretaña, previo a la cumbre del G7, el 10 de junio de 2021. (Toby Melville/Pool Photo via AP)
El presidente estadounidense Joe Biden camina junto al primer ministro británico Boris Johnson afuera del Hotel Carbis Bay, en Cornwall, Bretaña, previo a la cumbre del G7, el 10 de junio de 2021. (Toby Melville/Pool Photo via AP)


El presidente estadounidense Joe Biden camina junto al primer ministro británico Boris Johnson afuera del Hotel Carbis Bay, en Cornwall, Bretaña, previo a la cumbre del G7, el 10 de junio de 2021. (Toby Melville/Pool Photo via AP)

“Es un compromiso monumental de parte de los norteamericanos”, repitió. “Estados Unidos está determinado a trabajar en favor de la vacunación internacional con el mismo sentido de urgencia que aplicamos en nuestro país”, precisó.

Pedro Castillo quedó primero con el 100% de las actas procesadas, pero Keiko Fujimori pide revisar 500.000 votos

Muy criticada por haber demorado en compartir sus vacunas con el resto del mundo, la administración Biden intenta así convertirse en el líder de la lucha planetaria contra la pandemia, que ya provocó más de 3,76 millones de muertos.

En lo que representa la donación de esa naturaleza más importante de la historia, Washington destinará esas vacunas a 92 países y economías de ingresos bajos y medios bajos, según una lista de naciones definidas por Covax, la mayoría en África.

Como la Argentina no corresponde a esa clasificación, sino al grupo de países de ingresos medios y emergentes, no podrá beneficiarse con esa donación. Estados Unidos había anunciado, sin embargo, otro gesto de 80 millones de dosis –en su mayoría de AstraZeneca– para naciones de mayores recursos. En ese plan, la Argentina recibirá parte de unos seis millones de dosis destinadas a América Latina por el programa Covax.

El mandatario norteamericano debe dar el viernes todos los detalles de su proyecto, durante la primera jornada de la Cumbre del G-7. Un plan que será reforzado por la Unión Europea (UE) que donaría por lo menos 100 millones de dosis anti-Covid antes de fin de año a los países desfavorecidos, también a través de Covax.

Uno de los principales promotores del envío de vacunas al resto del mundo, el presidente francés, Emmanuel Macron, llamó a los laboratorios farmacéuticos a donar 10% de sus dosis anti-Covid vendidas, y expresó su deseo de que el G-7 adopte el objetivo del 60% de africanos vacunados antes de marzo de 2022. “La donación de dosis debe ser completada con una entrega gratuita de dosis por parte de los laboratorios”, el mismo 10% que el sector privado había acordado durante la epidemia de H1N1, afirmó Macron.

“Los Estados financiaron masivamente la investigación y la compra de dosis” y “es legítimo que” la industria farmacéutica contribuya en forma proporcional a esa solidaridad”, estimó. El presidente recordó que tanto Francia como Alemania donarán 30 millones de dosis cada una, “lo que permitirá a la Unión Europea alcanzar su objetivo anunciado de 100 millones de dosis” para Covax.

En el G-7 de Cornualles –la primera cumbre en persona desde que comenzó la pandemia–, la campaña de vacunación y el clima serán dos de los temas prioritarios.

Biden mantuvo un tête-à-tête con Johnson, a quien expresó su preocupación por el futuro del acuerdo de Viernes Santo, que puso fin a la sangrienta guerra en Irlanda del Norte. Ese frágil equilibrio se ve amenazado ahora por la disputa entre el Londres y la UE tras el Brexit.

Durante la reunión, ambos dirigentes decidieron también la creación de una task force para restablecer los viajes transatlánticos entre Estados Unidos y Gran Bretaña, interrumpidos por la pandemia. También lograron un acuerdo, bautizado Atlantic Charter, que compromete a ambos países a trabajar juntos en desafíos globales.