Argentina licitó bonos para aliviar presión cambiaria

·3  min de lectura
El presidente argentino Alberto Fernández (C) participa de una reunión junto a su gabinete de gobierno y la vicepresidenta Cristina Kirchner, el 31 de agosto de 2020 en la Casa Rosada, en Buenos Aires
El presidente argentino Alberto Fernández (C) participa de una reunión junto a su gabinete de gobierno y la vicepresidenta Cristina Kirchner, el 31 de agosto de 2020 en la Casa Rosada, en Buenos Aires

Argentina licitó este martes un menú de bonos que incluyen títulos atados a la evolución del tipo de cambio en dólares con el objetivo de aligerar tensiones sobre su moneda, un día después de que el presidente Alberto Fernández denunciara presiones de mercado.

El gobierno tuvo éxito en colocar títulos nominados en pesos por el equivalente a unos 3.000 millones de dólares, según un comunicado del ministerio de Economía.

"Hay que entender que hay un juego de presiones. Tenemos que estar tranquilos porque tenemos herramientas para resolver esto", dijo Fernández este martes a Radio 10.

Otra intención de la operación financiera fue atenuar el fuerte déficit fiscal provocado por la millonaria ayuda a pobres, trabajadores y empresas ante el parate económico que causó la pandemia de coronavirus, por lo cual se anunció la cancelación de una deuda con el Banco Central de la República Argentina (BCRA) por el equivalente en pesos de unos 1.200 millones de dólares.

"Se reducirá la asistencia monetaria brindada por el BCRA en el marco de la pandemia, avanzando hacia una composición de financiamiento consistente con los objetivos de convergencia y estabilidad macroeconómica", indicó el comunicado del ministerio conducido por Martín Guzmán.

Frente al duro ataque especulativo emprendido contra el peso en las últimas semanas, Fernández acaba de rechazar toda posibilidad de una devaluación de la moneda por entender que la medida representa "una máquina de generar pobreza".

El tipo de cambio oficial está en torno a los 84 pesos por dólar estadounidense, pero cotiza en la franja de los 180 pesos por dólar en el mercado paralelo, de escaso volumen de transacciones pero con gran peso sobre las expectativas.

En Argentina rige desde 2019 un control de cambios que se ha endurecido progresivamente. Los particulares tienen un tope de 200 dólares mensuales en la compra para atesoramiento en el mercado oficial, y se les carga sendos impuestos de 30% y 35%, por lo que pagan unos 140 pesos por dólar, entre otras restricciones que pesan sobre las grandes empresas.

Las medidas buscan proteger las reservas que llegan a los 40.000 millones de dólares, aunque las de libre disponibilidad están por debajo de los 5.000 millones, según expertos.

Al estimular las inversiones en pesos y bonos, se reduce la demanda de dólares y se desalienta la expectativa de una devaluación, según los analistas económicos.

- Sin lugar a especuladores -

"Intervenimos para que entiendan que no pueden hacer lo que quieren", enfatizó Fernández.

El ministerio de Economía lanzó licitaciones de bonos para absorber liquidez del mercado con cuatro títulos en pesos y un bono cuyo rendimiento está atado a la evolución del mercado cambiario.

"Estamos en un tiempo donde no hay lugar para los especuladores porque la especulación de algunos va en desmedro de muchos que la están pasando muy mal", remarcó el presidente.

Argentina, con su economía en recesión desde 2018 tiene a 40,9% de su población de 44 millones de habitantes en la pobreza, mientras enfrenta los embates de la pandemia que ha causado más de 29.000 muertos sobre más de un millón de contagios desde marzo.

"Les pido que piensen en el momento en el que está el mundo, que de una vez dejen la especulación de lado y piensen en la Argentina", afirmó.

sa-dm/nn/gm/yow