Argentina: leve condena para policía que mató a ladrón

·2  min de lectura

BUENOS AIRES (AP) — Un tribunal argentino condenó el viernes a dos años de prisión en suspenso y cinco años de inhabilitación a un policía por matar por la espalda a un ladrón, un caso que dividió a la sociedad entre quienes apoyaron al agente cansados de la inseguridad y los que consideraron que hizo uso excesivo de la fuerza.

La pena que recibió Luis Chocobar por “homicidio agravado por la utilización de un arma de fuego en exceso en el cumplimiento del deber” no implica su encarcelamiento de forma efectiva.

El policía, de 34 años, agradeció el apoyo que dijo haber recibido de muchos argentinos. “Estoy tranquilo porque la gente que me conoce sabe quién soy”, dijo el agente que, llegó al juicio en libertad, al salir de la sede del tribunal de Buenos Aires que lo juzgó desde octubre de 2020.

Previamente Chocobar había declarado ante los jueces que cumplió con la ley y su deber al expresar sus últimas palabras durante el juicio.

En diciembre de 2017 Chocobar persiguió y disparó varias veces por la espalda a un delincuente de 18 años que junto con un cómplice había apuñalado previamente a un turista estadounidense para robarle la cámara de fotos en el barrio turístico de La Boca. El joven murió cuatro días después debido a que uno de los disparos afectó sus órganos vitales.

El turista sobrevivió y testificó a favor de Chocobar para que fuera absuelto.

Fernando Soto, abogado del policía, dijo que apelará la condena para conseguir la absolución de su defendido y que mientras no esté firme el policía puede estar en funciones. Los fundamentos de la sentencia se conocerán en agosto.

La fiscal Susana Pernas había pedido que Chocobar fuese condenado a tres años de prisión en suspenso -lo que tampoco conlleva el cumplimiento efectivo de la pena- e inhabilitación durante seis años. Para la funcionaria judicial se trató de un homicidio en exceso del cumplimiento del deber.

En cambio, los familiares del delincuente muerto solicitaron prisión perpetua al apuntar que fue un abuso policial.

Chocobar alegó que disparó al aire varias veces para intentar que el delincuente detuviera su huida y que decidió disparar contra él cuando vio que se giraba, quedando a escasos metros de distancia y mientras empuñaba un cuchillo. La querella sostuvo lo contrario.

Cuando ocurrieron los hechos, Chocobar recibió el apoyo del entonces presidente Mauricio Macri (2015-2020), quien consideró que el agente había sido un héroe, mientras que familiares del delincuente, sectores opositores y organismos de derechos humanos acusaron al policía de haber ejecutado al joven.

El debate social que se abrió puso en cuestionamiento el accionar de los miembros de la policía, que en reiteradas ocasiones ha sido cuestionada por sus excesos en un país donde sigue muy presente en el recuerdo la represión ilegal ejercida por policías y militares durante la última dictadura (1976-1983).