Argentina: Italianos defienden monumento a Colón

Más destacado

BUENOS AIRES (AP) — Representantes de la comunidad italiana en Buenos Aires protagonizaron una colorida manifestación el lunes en defensa de un monumento a Cristóbal Colón, ubicado detrás de la Casa de Gobierno, que fue donado por esa colectividad hace un siglo y que ahora la presidenta Cristina Fernández pretende retirar de allí para reemplazarlo por otro de Juana Azurduy.

"Hoy incomprensiblemente, en modo inconsulto, se pretende quitar, desconociendo el generoso aporte de quienes nos precedieron y ofendiendo a los miles y miles de italianos que viven en la Argentina y a los millones de argentinos que tienen sangre italiana", dijo en un comunicado la Federación de Asociaciones Italianas de Buenos Aires.

Italianos y descendientes exhibieron pancartas y banderas de su país, mientras gritaban "Colón no se va" y entonaban canzonetas italianas al ritmo de panderetas y un acordeón a piano.

"Nosotros estamos peleando para que no se traslade, pero sobre todo que no se avasalle la historia y se respete a una de las comunidades, sino la más importante, de Argentina... entendemos que esta medida nos está ofendiendo a nosotros, a nuestra historia y a nuestros antepasados", explicó a AP Irma Rizzuti, una de las manifestantes.

El monumento a Colón, hecho de mármol de Carrara, con un peso de 38 toneladas y una altura de seis metros, fue donado a la Argentina por la colectividad italiana que residía en el país en homenaje al primer centenario de la Revolución de Mayo de 1810, que inició la guerra de la independencia. En 1921 fue emplazado detrás de la Casa Rosada, como se conoce al palacio gubernamental.

La colectividad italiana y la alcaldía de Buenos Aires aducen que Poder Ejecutivo no puede disponer libremente de la estatua porque ésta pertenece a la ciudad, al igual que la plaza en la que está emplazada.

"Si dejamos que esto pase, mañana nos afanan (roban) el Obelisco", el monumento emblemático de la ciudad, dijo Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gabinete de la ciudad en diálogo con radio La Red.

La polémica por el monumento a Colón tiene como trasfondo las disputas políticas entre el gobierno de Fernández, una peronista de centroizquierda y el alcalde Mauricio Macri, líder de la centroderecha y que pretende sucederla en 2015.

"Ahora parece que le agarró una fiebre por Colón", ironizó el Secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, en declaraciones radiales.

Según el funcionario, el monumento al Descubridor de América fue donado en su momento al gobierno nacional, no a la ciudad, y por lo tanto la presidenta puede disponer de él.

"La presidente consideró que era más apropiado tener una imagen de la heroína de la independencia (Azurduy) que la imagen de Colón", explicó Parrilli.

En monumento a Juana Azurduy será donado por el gobierno de Evo Morales.

La justicia ha frenado en forma provisoria el traslado del monumento ante un recurso de amparo presentado por la organización Basta de Demoler.

La idea del Poder Ejecutivo es restaurar el monumento a Colón y trasladarlo a Mar del Plata, ciudad balnearia a 400 kilómetros al sur de la capital.

Cargando...